Sobre la candidatura de Carlos Mesa...

MESABNEl ex Vicepresidente de Gonzalo Sanchez de Lozada (MNR), Carlos Mesa, anunció su candidatura a la presidencia junto al Frente Revolucionario de Izquierda (FRI). Conozca las repercusiones y varios análisis para entender esta candidatura.

Mesa candidato: ¿Lo que necesita el país hoy día?

Programa radial CON CHUWIS,  9 de octubre  de 2018

Duracion: 5 minutos

Escuche Aqui: 

 


Mensaje de Carlos Mesa a la población

En un discurso público bajo el título "Por un gobierno de los ciudadanos", difundido por los medios de comunicación y las redes sociales el ex Presidente y Vicepresidente Carlos Mesa (MNR) anunció el 4 de octubre su candidatura a la Presidencia en el partido del FRI.

Apuntes históricos y periodísticos

- El domingo 3 de febrero de 2002, después de varias negativas rotundas, Carlos Mesa “aceptó” ser el candidato a la vicepresidencia de Gonzalo Sánchez de Lozada en el Coliseo Don Bosco de La Paz.

- En su libro “Presidencia Sitiada”, página 32, Mesa admite que esa designación fue promovida por Carlos Sánchez Berzaín y el asesor de marketing político estadounidense Jeremy Rosner.

- “Jeremy Rosner, que sería el enlace en Bolivia de la empresa estadounidense con sede en Washington que manejó la campaña presidencial en 2002, parte de la gestión de gobierno en 2002-2003 (…) llegó a mi oficina en PAT”, narra Mesa en ese libro.

- Gonzalo Sánchez de Lozada, Carlos Sánchez Berzaín y Rosner “sabían que era conmigo o conmigo, que ésa era la única opción, y que lo demás era el desastre”, recuerda el ahora candidato por el FRI.

mesaygoni

APOYO A SANCHEZ DE LOZADA

- En la página 33 de ese texto, Mesa admite su respaldo al proceso de “capitalización” (que causó un daño económico de más de $us 10 mil millones) con estas palabras: “La ya mencionada identificación con las reformas de 1993-1997 que apoyé y defendí desde mi lugar como uno de los periodistas más influyentes del país”.

 - En la página 71 declara: “Si hubo algún político contemporáneo que me generó fe, al que admiré, por el que aposté de convicción, ese político fue Goni. Me rendía su inteligencia, su determinación, su capacidad creativa, su espíritu de legislador”.

 - En marzo de este año, los familiares de las víctimas de la Masacre de Octubre denunciaron que Mesa se negó a declarar como testigo de cargo en contra de Gonzalo Sánchez de Lozada en el juicio civil en Estados Unidos. Como respuesta, Mesa dijo haber enviado a la autoridad judicial una copia de su libro “Presidencia Sitiada” (cuyas partes relevantes se mencionaron líneas arriba). “Nos sentimos traicionados”, dijo el dirigente de la Asociación de Víctimas de Octubre Negro, Patricio Quispe,.

GASTOS RESERVADOS

- Carlos Mesa, en su condición de presidente, firmó el 31 de enero de 2004, el Decreto Supremo Nº 27345, cuyo artículo 10 establece textualmente:

- “La documentación presentada en la rendición de cuentas será clasificada como ‘secreta’. Los documentos que prueben la erogación de los gastos bajo la partida Gastos Específicos – ‘Gastos Reservados’, que sean aceptados por el Contralor, deberán ser destruidos o incinerados por este en presencia del Ministro respectivo, debiendo dejarse constancia en acta de este hecho”.

LAS RENUNCIAS

- Carlos Mesa llevó adelante el Referéndum del Gas para la aprobación de una nueva Ley de Hidrocarburos que se negó a promulgar.

- Mesa advirtió que Bolivia caería en un abismo si se aprobaba esa norma y renunció reiteradamente a la presidencia.

El domingo 6 de marzo anunció su primera renuncia a la presidencia en medio de ataques verbales contra el entonces diputado Evo Morales que exigía el incremento de regalías de las petroleras y la convocatoria a la Asamblea Constituyente.

- El miércoles 16 de marzo de 2005, pidió al Congreso que acorte su mandato para convocar a elecciones y presentarse como candidato a la presidencia. La propuesta fue rechazada.

- El 6 de junio de 2005, después de renunciar definitivamente a la presidencia dijo: “Quiero pedirle disculpas al país si no he sido capaz de conducirlo adecuadamente”.


Análisis

La retorica de la mamada, el carnaval electoral y el uso utilitario del termino “izquierda”: sobre el discurso de Carlos Mesa y su postulación a la presidencia en el Frente “Revolucionario” de “Izquierda” (FRI)

C. Ernesto Peñaranda Sanchez

El discurso de Carlos Mesa, en el que declara su postulación en las elecciones primarias y generales con el FRI para 2019, empieza con un pequeño fragmento de música, que algunos recordarán, era la introducción de su programa “De Cerca” que se presentaba P.A.T. hace muchos años; esta melodía, de tono carnavalesco en el vídeo, hace referencia a la novena sinfonía de Beethoven, la oda a la alegría, o como mejor se la conoce, el himno a la alegría. Su uso, no es casual, tiene un utilidad práctica en la retórica de la mamada, en la noción ideológica y política en la que éste sujeto nos ofrece su mano redentora, que dentro del carnaval electoral, nos pide apoyarlo una vez más en la construcción de una “Bolivia unida” (una “vez más” que, desde hace tiempo, es un discurso repetitivo por parte de quienes quieren llegar al poder de Estado y no cambiar nada).

mesacampanaSe preguntarán ¿Qué tiene de relevante el uso de esta melodía con el discurso que se emitió por Carlos Mesa? Como señalamos, no es casual, es parte de una concepción ideológica y política de la cual nos valdremos para explicar el contenido de su discurso.

Para Slavoj Zizek, en La Guía Perversa de la Ideología, nos muestra como ésta melodía (el himno a la alegría) es usada de distintas formas, desde la extrema derecha nazi en Alemania y el fascismo italiano que la consideraban una de las obras más altas de la cultura occidental, pasando por el reconocimiento público de la Gran Revolución Cultural China que después de prohibir la música occidental asumía la novena sinfonía como música “progresista burguesa”, o la Unión Soviética donde se consideró un himno comunista; curiosamente también, un himno no oficial de la Unión Europea en la adaptación de Herbert Von Karajan, pero también, como la melodía preferida de Abimael Guzmán (líder de Sendero Luminoso en Perú).

¡Algo tiene esa melodía! que produce un conjunto de sensaciones e interpretaciones que nos hacen suponer, superficialmente, que se puede salir de una ideología determinada o una posición política, para ser neutrales en favor de los “demás”, en nombre de la “esencia humana” o “por el pueblo”. Podemos señalar que esa perspectiva superficial es la condición de la eficacia simbólica (en su desconocimiento) de la ideología dominante de nuestra época, pues, el himno a la alegría (en sus diversas interpretaciones) llegaría a ser una oda a la humanidad, a la hermandad y la libertad del los pueblos, todo ello en sentido abstracto e irreal, pero efectivo y funcional, en términos políticos para los intereses de quienes detentan el poder y cuya finalidad es esconder el conjunto de elementos que producen la distinción de clases, en términos marxistas, de la lucha de clases.

¿Cómo lo irreal puede ser efectivo políticamente? Cuando convence de su veracidad y se la impone (violencia simbólica), a través de un conjunto de aparatos especializados para esa tarea, es decir, los aparatos ideológicos del Estado (familia, escuela, iglesia, sindicato, partido, medios de comunicación, etc.) y el aparato de Estado (ministerios, jueces, policía y ejército); aun siendo una mentira, se adapta como una práctica concreta que la materializa, por tanto, legitimándose. Por ejemplo: que en democracia los “ciudadanos” “libremente e iguales ante la ley” pueden expresar su “opinión”, cuando se habla de que el Estado vela por el “bien común”, que la policía está para “protegernos”, que nuestros representantes son la expresión de la “voluntad democrática del pueblo” y que su finalidad es expresar dicha voluntad o que en las universidades, “se va a estudiar y no a hacer política”.

Seamos sinceros, hay quienes hemos creído o quienes siguen creyendo estos cuentos, que siendo falsedades que se afirman como verdades, encubren los conflictos sociales, pero que en términos prácticos su efectividad se mide por su función política para mantener los intereses de las clases dominantes, es decir, mantener el statu quo. De esa forma el Estado capitalista, la represión, la democracia liberal burguesa y la apatía política en la juventud, se legitiman, y existen de forma material en prácticas, que dificultan la tarea de la abolición del sistema capitalista.

No es para sorprenderse, que quienes están en contra del gobierno actualmente (trabajadores, universitarios, campesinos, indígenas, maestros, entre otros) o quienes denuncian públicamente los hechos de corrupción, que se han vuelto pan de cada día, sean perseguidos, encarcelados o asesinados ante los ojos de toda la sociedad, que se queda inerte ante este hecho flagrante y que la “opinión pública” solo sirva para legitimar, de una forma u otra, la versión oficial.

Zizek nos ejemplifica, a través del himno a la alegría, cómo funciona la ideología de la clase dominante, como un contenedor vació, un discurso abierto a cualquier significado posible en tanto mantenga el orden establecido, pero que nos provoca una sensación de sosiego ante las máximas de “unidad”, “pueblo” o un “mundo mejor”… “¡Dios mío! ¡Estoy tan conmovido, hay algo tan profundo! pero nunca sabemos cuál es su profundidad, es algo vació”.

MESA Y SU DISCURSO

Contextualicemos lo inmediato, el discurso de Mesa se da después del fracaso diplomático por la reivindicación marítima, una ilusión que el gobierno de turno y su vocero han pretendido utilizar políticamente y que se ha visto frustrado por el fallo de la Corte Internacional de Justicia en la Haya. Este uso discursivo no es para sorprenderse, todos los gobiernos desde que hemos perdido el mar lo han usado para plantearnos la “unidad de los bolivianos” en tiempos de crisis (el chovinismo de siempre), o para justificar nuestro atraso económico, escondiendo de esa forma, el parámetro primario exportador del nuestro país, que carece de industria, que vive de la explotación de materias primas y de la fuerza de trabajo, garantizando la gran propiedad privada de los medios de producción en las manos de unos pocos, con presencia de las transnacionales y condicionados por los precios internacionales de las materias primas de los que depende nuestra economía. Esta situación no ha cambiado cualitativamente en el gobierno del Movimiento al “Socialismo”, que en vez de romper con este parámetro, lo ha profundizado a través del extractivismo desenfrenado.

Ahora, vayamos por partes:

1. Mesa, señala que es un “tiempo de inflexión”, un “tiempo nuevo” que se opone al “viejo tiempo” de Evo Morales, ya que este habría preferido el “poder” antes que al “proyecto”. Es evidente que nos habla con demasiadas abstracciones, nos quiere hacer creer que la política es cuestión de tiempos puros, donde uno empieza y otra acaba, sin tomar en cuenta las relaciones de fuerza y el proceso por el cual se estructura el campo político. A pesar de ello, gira en torno a un planteamiento que se puede resumir en: “Mi tiempo (no el de los bolivianos) ha llegado”, es decir, que a nombre de todos nosotros, el aceptaría de forma desprendida este desafío y nos extiende su mano redentora; pero ¿dónde está su proyecto en los siete minutos y ocho segundos en los que nos manifiesta su discurso? el proyecto es algo que no explica, es algo que manifiesta con las mismas abstracciones; pero que nos permiten desentrañar los fundamentos que lo guían, de todas formas, muy diferente a cuando nos pide de forma clara y directa nuestro apoyo para disputarse el poder de Estado en las elecciones, parece que al igual que Morales, el poder es más importante que el “proyecto”; ante esto, no faltará quien nos señale que eso es algo se hará después, que en el vídeo no se puede decir todo o que le falto tiempo. Ante ese simplismo, haciendo un análisis del discurso, nosotros vamos a mostrarles cuál es su proyecto.

mesayevo22. Supone que el cambio debe ser democrático, entendámonos, en términos de la democracia liberal burguesa y que las causas que nos llevan a ello, son la crisis de la justicia y el pisoteo a la constitución por el MAS, algo que es parcialmente cierto, pues esas no son las únicas causas por las que el MAS debe irse. Mesa no habla de cómo con éste gobierno, los grandes empresarios privados, la banca y los soyeros del oriente han sido los mayores beneficiados junto a las transnacionales, y ahora que adviene la crisis, ésta se pone en la espalda de los pobres, es evidente que su interés no gira en cambiar la realidad de todos los bolivianos; por eso debemos preguntarnos, cuando Mesa fue Vicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada ¿La justicia fue “buena”? ¿Se respeto la supuesta “separación de poderes”? ¿Se cumplió la “ley”? ¿Qué nos puede hacer suponer que con Mesa como presidente las cosas van a ser diferentes?… ¿Su buena “voluntad”?

Su propuesta es la “unidad” de todos los bolivianos pero, en sus palabras, “por supuesto y muy especialmente con pueblos indígenas”, para que la “ley” se cumpla, para que se respeten los poderes u órganos del Estado y su independencia, para que la justicia sea refundada.

¿Todo ello para que nosotros decidamos nuestro futuro? En ningún momento, se habla de las relaciones de propiedad, de las relaciones de explotación y mucho menos de las diferencias económicas y políticas que la población vive cada día en su cotidianidad. La separación de poderos u órganos del Estado y su supuesta independencia es una argucia para hacer creer a la población que existe la “justicia”, que el Estado vela por todos y fundamentalmente para que la ley se cumpla, porque supuestamente, todos deberíamos ser iguales ante ella, cosa que suena bonito, pero que no acontece de esa manera. En líneas anteriores, habíamos clarificado como esa idea irreal existe para lograr nuestro consentimiento de que el sistema funciona, lo mismo ha hecho el MAS, lo mismo nos señalaron los neoliberales con otras variantes y lo mismo se seguirá repitiendo y haciendo hasta que superemos la lógica que nos sujeta democracia burguesa.

3. Nos habla de los “Ciudadanos y Ciudadanas”, que son aquellos que creen en causas como una vida mejor, por una mejor Bolivia. Si preguntáramos a la casera de la esquina, al albañil que levanta una casa, al minero de mina adentro o al profesional, que seguramente no ejerce su carrera y se dedica a la informalidad de la economía de nuestro país, si desean un mejor futuro, todos estarían de acuerdo. El problema surge en cómo lograr tal situación, esas personas que viven el día a día, generan una percepción sobre la realidad, pues por sus necesidades materiales de existencia, la respuesta obvia será “trabajando”. Aquí el uso discursivo, Mesa sabe muy bien que la población sufre por varias situaciones pero que fundamentalmente son por temas económicos, el no habla de forma clara como solucionar las necesidades materiales de la población y la crisis que toca los bolsillos de los bolivianos, nos habla de cómo imponernos un Estado burgués que haga su tarea con mayor eficacia, según él, mejor de lo que ha hecho el MAS hasta ahora, para seguir bajo el mismo sistema de incertidumbre pero con un “nuevo rostro” en un “nuevo tiempo”.

4. Sobre el Frente “Revolucionario” de “Izquierda” (FRI), se ha puesto de moda, que los partidos que son la expresión de la burguesía o sus serviles agentes, para entrar en el carnaval electoral, utilicen de forma utilitaria el nombre, colores y símbolos del comunismo como una careta para la mascarada democrática; es un hecho que el FRI ya no tiene que ver con el Maoísmo y que utiliza una sigla para el marketing político. No faltará seguramente, a nivel internacional, quien crea al leer los periódicos bolivianos, que al parecer hay una disputa entre bolcheviques y mencheviques por el proceso de cambio, seria ridículo, pero hay que ver la gran de la figura internacional que se promociona de Evo Morales y Álvaro García Linera como grandes representantes de la izquierda internacional y el pensamiento marxista de la actualidad, esa quimera que le han llamado socialismo del siglo XXI. El ejemplo mas ridículo, vean como se acumulan, es de aquellas personas, muchas de ellas vinculadas a las plataformas del 21f, que tachan al gobierno del MAS como “castrochavistas”, suponiendo que esas degeneraciones tendrían que ver con el marxismo o el comunismo, algo jalado de los pelos completamente.

No es algo nuevo, el Movimiento de “Izquierda” “Revolucionario” o el mismo partido de gobierno Movimiento al “Socialismo”, se jactan de usar todo un discurso de transformación o proceso de cambio, que en términos reales es más de lo mismo, a pesar que lleven la foto de Ernesto Guevara en sus poleras y banderas o reivindiquen el nombre de Néstor Paz Zamora, guerrillero muerto en Teoponte (hermano de Jame Paz Zamora), lo que existe es una continuidad del Estado burgués, las lógicas de la explotación de la fuerza de trabajo y el respeto a la gran propiedad de los medios de producción.

Por lo dicho aquí, debemos asumir una posición crítica frente a los procesos políticos que se desarrollen de aquí en adelante, para no dejarnos mamar, y advertir de forma temprana las tendencias reales a las cuales nos lleva todo este carnaval electoral. Las mascaras ya han sido repartidas, es momento de romper nuestras ilusiones democráticas, que no significa renunciar a nuestras libertades democráticas conquistadas en la lucha de clases, sino, con aquellas mamadas que nos tratan de hacer consentir que el sistema actual es el mejor que existe y de aquellas personalidades que dicen representar a “todos” de forma abstracta sin discutir la situación de nuestras condiciones materiales de existencia.

Para cerrar, Zizek apunta lo siguiente que debemos tomar en cuenta: “Donde quiera que un texto (discurso) ideológico diga ‘Toda la humanidad unida en hermandad y alegría’, siempre debemos preguntar: ¿realmente están todos o alguien está excluido?”.


Mesa coja

Carlos Macusaya

El anuncio de que Carlos Mesa será candidato a la presidencia el 2019 fue la confirmación, a pesar de que él lo negaba constantemente, de algo que “ya estaba cantado”; por ello no conmocionó a los “defensores de la democracia”, menos al país. Además, su anuncio no fue el plato fuerte de la mesa política de la semana y, de hecho, las reacciones han sido cautas.

Notemos que el viernes se habló, por medio de un allegado suyo (nada casual), de que sí sería candidato y se hizo saber que el FRI le había hecho una invitación para ello. Habría que ser muy ingenuo para creer que todo esto fue reciente, pues a todas luces se trataba de generar expectativa por lo que iba decir el “invitado” al siguiente día (sábado).

diremarPero al cálculo político para hacer este anuncio va más allá, pues, al parecer, Mesa, que estuvo “pasteando” a los ciudadanos con su negativa de ser candidato, esperaba hacer su anuncio en un ambiente triunfal, suponiendo que el fallo de La Haya iba a ser favorable a Bolivia. Esperaba disputarle ese supuesto triunfo al gobierno a la vez de lanzar su candidatura. Lamentablemente Bolivia perdió en la CIJ y Mesa tuvo que explicitar su candidatura en un “ambiente semanal” marcado por una derrota que lo involucra, lo que le quitó “resonancia”.

Pero lo que me llamó la atención del video en el que hace su retardado anuncio fue muy poco: empieza con un viejo tema, no usa corbata y no dice nada interesante. 1) Empezar con el tema que caracterizó a su programa muestra que no está “cerca de la gente” sino encerrado en su “gloria” pasada. Está mucho más cerca de la nostalgia, de su ayer. 2) Antes García Linera no usaba corbata y ahora sí lo hace, como buscando simbolizar a la “clase media”; en contraste, Mesa, que suele aparecer con corbata, en su video no la usa, como queriendo quitarse un poco de la imagen que tiene y así coquetear a los “otros” (como diciendo: “miren, no estoy tan lejos de ustedes”). 3) Su retórica no fue nada novedosa y estuvo dentro de lo que lo caracteriza: más extensión que profundidad. Pero además, dejó claro que su “proyecto” político es remplazar el evismo por el mesismo, lo que está “dentro del vacío” de ideas que ha caracterizado a la oposición.

Por lo que ha expuesto el “nuevo” candidato se puede decir que no va más allá de los berrinches propios del antievismo, aunque expresados de modo “encorbatado”. No hay un proyecto político (decir “cambio democrático fundamental” es pura palabrería) sino la aspiración a ocupar el lugar que ocupa Evo. No hay una propuesta que deje atrás el Estado Plurinacional. Mesa, que se imagina que Bolivia lo necesita, quiere ser la realización del postevismo pero el país necesita una propuesta postplurinacional que surja del propio proceso que estamos viviendo y en el que la “inclusión indígena” (con todo y la retórica para hippies: “madre tierra”) es un paternalismo que reproduce el racismo y que no necesitan su supuestos beneficiarios, pues han ocupado el país y al hacerlo lo han construido y lo construyen.

En general, la candidatura de Carlos Mesa, por lo menos por ahora, parece una mesa coja: como que le falta algo para estar bien parada. No viene acompañada de un proyecto sino de la intención de reciclar el evismo en el mesismo (quiere dar “contenido” a las ideas que el MAS enarbolo). Y en esto Mesa muestra que está a la altura de otras figuras visibles de la oposición, pues todos ellos comparten apreciaciones que son una especie de encierro en sus barrios. Como que ven un país reducido a sus vecinos y allegados pero el resto se lo explican por puros prejuicios.

No es bueno poner los platos servidos sobre una mesa coja y no hacer nada con la cojez de esa mesa, en algún momento esos platos se van a ir al suelo.


La candidatura de Carlos Mesa 

Arturo Villanueva

mesa goni evo2

Luego de un largo devaneo al que nos tiene acostumbrados a los bolivianos, Carlos D. Mesa G. finalmente anuncia su candidatura a la Presidencia para las elecciones de 2019.

La noticia ha provocado gran alborozo, sobre todo en aquellos sectores de la clase media que ha salido masivamente a las calles y se ha movilizado para impedir la inconstitucional como antidemocrática postulación de Evo Morales.

En ella, él mismo se encarga de anunciar que lo hará de la mano del Frente Revolucionario de Izquierda (FRI), cuya desvergonzada alianza con el conservadurismo más reaccionario es por todos cuestionada y motivo de recelo.

Todo hace ver que de este modo busca ocultar sus más íntimas convicciones políticas, y más bien intenta mostrarse como una verdadera alternativa al MAS, la vieja derecha y los partidos tradicionales, tal como lo reclama una generalidad de plataformas ciudadanas que habían quedado al margen del juego electoral por la aprobación de la ley de partidos políticos.

Es más, al candidatear con ese frente, se puede entrever que lo que busca es atraer (y por tanto desgajar a su favor), aquella emergente clase media, precariamente constituida por la bonanza económica de los años pasados, pero que electoral y políticamente puede jugar un rol importante, en vista de su peso demográfico y el paulatino desencanto que el MAS y su gobierno le generan.

En lo electoral, el cálculo político puede ser razonablemente optimista, habida cuenta del agotamiento y decadencia del actual régimen, que además ha entrado en una espiral de traspiés, reveses y desatinos por todos conocidos, y que hacen cada vez más imperiosa la necesidad de su cambio.
Lo que definitivamente no parece estar dentro de sus cálculos (y que es muy probable que lo haya desechado intencionadamente), es que su candidatura no contempla ni convoca la inclusión de los movimientos sociales y los sectores populares de la resistencia al modelo de gobierno y al sistema imperante. Esos mismos que durante todos estos años han dado la cara y han puesto en evidencia toda la traición, impostura y las incongruencias de la gestión de gobierno, y que no tienen que ver únicamente con demandas sociales y sectoriales, sino con los asuntos estructurales de fondo, que configuran la deuda histórica más importante para el país, pero sobre todo para la construcción de un Proyecto Nacional-popular. Es decir, que prefiere apostar a la disputa electoral por el gobierno, teniendo como mira únicamente la recuperación de la democracia formal, el restablecimiento de la independencia y equilibrio de poderes, y eventualmente algunas medidas de gestión económica con estabilidad, pero que no alteren el modelo (desarrollista y extractivista), y menos lo cambien.

Aquello, que indudablemente puede aparecer como suficiente para amplios sectores de la clase media conservadora, que además se encuentra suficientemente cansada y aburrida de tanto despropósito e intento de repetirse a toda costa; en cambio, de persistir ese conformismo inmediatista y corto de visión, bien podría derivar y constituirse en un preámbulo para el desencadenamiento de problemas mayores a futuro, emergentes de la falta de atención y resolución de los problemas de fondo del país.

Carlos Mesa, consiguientemente, hace una apuesta limitada, solo para una parte del país y con un propósito únicamente electoralista en el que no se contempla una visión de país y un programa efectivamente de izquierda que lo respalde. El país puede transitoriamente ilusionarse de nuevo, pero con seguridad que no tardará en hacer evidentes las necesidades de un verdadero cambio.

Finalmente y no menos importante, todo ello es previsible sin mencionar que los Nerones locales no vayan y decidan incendiar Roma, antes de declinar en su terco despropósito inconstitucional y antidemocrático, y con tal de imponerse a toda costa contra el mandato del soberano.



Carta abierta a Carlos Mesa

Maria Galindo, 14 de marzo de 2018

En octubre del 2003, Carlos Mesa no se hizo parte de la masacre al pueblo alteño y abandonó a Sánchez Lozada cuestionando públicamente la violencia contra la gente en revuelta pacífica. Se enfrentó, como lo cuenta en su libro Presidencia sitiada, también al embajador de Estados Unidos.

Por mucho tiempo pensé que guardaba esos días como un preciado tesoro de coherencia con el valor de la vida. Pensé muchas veces, aunque nunca se lo pregunté directamente, que después de esos sucesos, Carlos Mesa sentía que se había equivocado en aceptar la candidatura a la vicepresidencia de Sánchez de Lozada.

Este juicio sirve para el futuro, para que nunca más un presidente se atreva a lanzar tanques y militares a bala contra un pueblo en revuelta.

victimasymesaNo entiendo cómo es posible, ni bajo qué argumentos, hoy Carlos Mesa se niega a asistir como testigo.

No lo entiendo y no lo acepto.

Me dirijo a Carlos Mesa para pedirle en nombre de nadie, porque nada soy que rectifique su posición y vaya corriendo a declarar lo que sabe, y lo que vivió en primera persona.

Palabra por palabra, que lo haga por la primera víctima que fue Marlenita, asesinada en Warisata. Lo que está en juego en La Florida es el único pedacito de justicia donde bolivianas y bolivianos podemos inscribir nuestras esperanzas de verdad. La mujeres y los pueblos sabemos que la impunidad reproduce impunidad y la justicia reproduce justicia. 

Le pregunto directamente a Carlos Mesa, ¿no fue un gran valor para la democracia el juicio contra García Mesa? ¿No hubiera exigido él que cualquier boliviano que algo hubiera podido declarar en ese juicio lo haga, por Marcelo Quiroga y por los asesinados de la calle Harrington?

Nada diferencia este momento histórico de ese otro juicio y si el cuestionario escrito no basta, y hay necesidad de una testificación oral o de tallar en piedra el relato de los hechos, simplemente hay que hacerlo y acompañar a las víctimas que han logrado poner a Sánchez de Lozada y a Berzaín en el banquillo de los acusados.

La negativa a declarar no es simplemente guardar silencio, sino que es colaborar con los masacradores de forma indirecta, porque ningún testimonio tendrá el peso que el suyo tuviera, por su implicación como segunda autoridad del gobierno de entonces.

La defensa de Sánchez de Lozada está usando, en Estados Unidos, el libro Presidencia sitiada, de su autoría, como prueba para demostrar la inocencia de los masacradores. Igualmente están usando el libro de Felipe Quispe para volcar el sentido de los hechos. Esa es una razón más para que Carlos Mesa viaje a los Estados Unidos, incluso a nado o a pie, a recoger la verdad y el sentido de sus propias palabras.Negarse a dar testimonio de la masacre cruel y asesina de octubre de 2003 es traicionarse a sí mismo, es traicionar al pueblo boliviano, es traicionar la verdad de los hechos y dejar que Marlenita sea asesinada por segunda vez en Warisata, no por una bala militar, sino por un argumento judicial.

Para que ningún presidente en el futuro se atreva a masacrar en Bolivia en nombre de la gobernabilidad, de la democracia o de la estabilidad a los y las bolivianas, es fundamental que el juicio en La Florida contra Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín siente precedente.

No es que soy una desubicada, me ubico, se trata de un juicio civil y no de un juicio penal, pero es este juicio civil el que puede convertirse en prueba de justicia para continuar hacia el juicio penal y la extradición.

“Ni olvido, ni perdón; justicia, no venganza”. Fueron tus palabras en La Ceja de El Alto, apenas fuiste posesionado como Presidente. Que esas palabras no sean demagogia; esa justicia que invocaste ese día está hoy en tus manos. Te pido que no borres con el codo lo que has escrito con la mano y vayas corriendo a declarar.

Marlenita te está esperando con su mirada congelada, en sus nueve años.
La acción de distanciarte del gobierno de Sánchez de Lozada para convertirte en aquel momento en una especie de cuña, desde donde se abriera un espacio pequeño de esperanza en medio de la masacre, concluye recién con tu testimonio claro, directo y frente a frente sobre la masacre cometida en el juicio hoy en curso. Sánchez de Lozada afirma que lo hiciste por ambición; tú dices que lo hiciste por humanidad, eso hay que repetirlo las veces que haga falta. Te lo debes a ti mismo.

María Galindo es miembro de Mujeres Creando.

Patricio Quispe, dirigente de la Asociación de Víctimas y Heridos de Octubre de 2003:

“Carlos Mesa, por otro lado, pensamos que él tiene miedo de encarar porque a los mejor tiene responsabilidad o es que corrió dinero o en su caso es un cálculo político“


Declaraciones sobre la candidatura de Mesa:

Jaime Paz Zamora (Ex Presidente - MIR)

Felicidades por finalmente tomar una decisión. A menos de una semana del fallo sobre nuestra demanda marítima, tenemos un dolor profundo en el corazón, una derrota y dos candidatos.

Vladimir Peña - (Demócratas):

Sí, vamos a dialogar con el FRI, ahora con el liderazgo del expresidente Mesa, igual que con otras organizaciones. Creo que hay que construir una unidad que garantice la victoria.

Carlos Romero - Ministro de gobierno:

“Vamos a tener un contendor que forma parte de los políticos del pasado”

David Ramos - (MAS):

El FRI en el pasado fue aliado del MNR, el acercamiento del FRI con Mesa responde a un reencuentro a la tendencia a la cual siempre perteneció el expresidente Carlos Mesa, al MNR.

Samuel Doria Medina - Unidad Nacional (UN):

Mesa aceptó competir para 2019 y participar en las primarias. El desafío es construir la estrategia y el camino a seguir para que haya alternativa al poder y victoria el 2019.

Juan Carlos Huarachi - ejecutivo de la COB:

"Él (Carlos Mesa) es alumno de Gonzalo Sánchez de Lozada, es candidato de la derecha por parte del imperialismo yanqui. Creemos que los trabajadores jamás vamos a permitir que este tipo de personas puedan ser presidentes de Bolivia"

mesaydemocratas

Algunas declaraciones de Carlos Mesa que responden a su afinidad con los partidos tradicionales:

"Me honra que el partido Demócratas considere la posibilidad de conversar conmigo, es un partido que respeto, organización que ha mostrado significativa fuerza no sólo en Santa Cruz sino en el país" 

"Creo que es una buena oportunidad de conversar sobre una estrategia por el 21F y cuando digo demócratas digo también Unidad Nacional (del empresario Samuel Doria Medina), Sol.bo (del alcalde de La Paz, Luis Revilla), expresidentes y movimientos ciudadanos que están liderando este proceso" (ATB, 29 de julio 2018)