Fracasa Cumbre de Clima en Copenhague


“Cómo pueden 25 ó 30 naciones cocinar un acuerdo que excluye a la mayoría de más de las 190 naciones” presentes en la negociación de Copenhague, observó el diplomático.

“¿Hemos estado negociando durante meses una de las crisis más graves de nuestra era y aun así nuestras voces no cuentan para nada?”, se preguntó Solón.
“Los líderes de los países ricos deberían venir a Bolivia para ver lo que el cambio climático está haciendo ya a nuestro país. Tenemos sequías, desaparición de glaciares y penurias de agua. Imagínense esto multiplicado por tres. No podemos aceptar un acuerdo que condena a la mitad de la humanidad”, concluyó.
En tanto, la organización no gubernamental (ONG) Amigos de la Tierra consideró que el compromiso político alcanzado por los jefes de Estado en la Cumbre sobre el Clima de Copenhague es “un desastre para los países más pobres”.

“Estamos asqueados de la incapacidad de los países ricos de comprometerse en las reducciones de emisiones que saben que son necesarias, en particular Estados Unidos, que es históricamente el principal emisor mundial de gases de efecto invernadero”, afirmó el presidente de la ONG, Nnimmo Bassey.
La Cumbre sobre el Clima de Copenhague alcanzó anoche, gracias a la intensiva participación de los jefes de Estado, un compromiso político mínimo, que en opinión de los negociadores será “insuficiente” para luchar de forma eficaz contra el cambio climático.

El presidente estadounidense, Barack Obama, calificó de paso de “significativa” la consecución de este acuerdo sin valor jurídicamente vinculante que deberá ser presentado para aprobación ante el pleno de los 193 países que participan en la conferencia. Una votación para la que el Presidente estadounidense dijo no poder quedarse.

El mandatario estadounidense fue sin embargo el primero en reconocer que los progresos realizados son “insuficientes”. Una fuente de su delegación fue más directa. “Es insuficiente para luchar contra la amenaza del cambio climático”, afirmó este alto funcionario norteamericano, aunque subrayó que se trata de un “un primer paso importante”.

El acuerdo se obtuvo varias horas después del momento previsto para el final de la conferencia, al término de una jornada de idas y venidas, especialmente de Obama.
El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, tuvo “un papel muy activo en este proceso”, explicó a los periodistas el embajador de Brasil para el clima, Sergio Serra.
Lula partió de la capital danesa con destino a Brasilia inmediatamente después de esta última reunión, y dejó a su ministro de Medio Ambiente, Carlos Minc, a cargo de negociar los últimos detalles.

“Creo que se tomaron decisiones importantes y no pocas de ellas gracias a la mediación brasileña”, consideró Serra. Pero “no anticipamos que sea el resultado que todos esperábamos, porque muchas cuestiones deberán ser dejadas para una reunión o reuniones” en 2010, precisó.
El presidente francés, Nicolás Sarkozy, anunció que correrá a cargo de la canciller alemana, Ángela Merkel, organizar una nueva ronda de negociaciones en Bonn (Alemania) “dentro de seis meses” para adelantar la discusión de cara a la próxima conferencia de la ONU sobre el clima, en México 2010.
El compromiso político recoge un número mínimo de cuestiones de forma vaga, como el reconocimiento de la necesidad de limitar el aumento de la temperatura media del planeta a 2ºC. La cuestión crucial de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a medio plazo (2020) será decidida en enero, según el texto. Los objetivos a largo plazo (2050) no son mencionados.

También refleja el compromiso de Estados Unidos a otorgar 3.600 millones de dólares a los países más vulnerables de aquí a 2012 para ayudarlos a adaptarse a los impactos del cambio climático.

En cuanto a la delicada cuestión de la verificación de las medidas de reducción de emisiones realizadas por los países en vías de desarrollo, “se optó por una redacción que acabó siendo aceptable para todos, que habla de un mecanismo de consultas internacionales”, explicó Serra.
“Creo que es un acuerdo bastante flojo. No cumple con las expectativas que había de la conferencia de Copenhague”, afirmó Josef Leinen, representante alemán en el Parlamento Europeo.

“Es un fracaso de Naciones Unidas”, consideró Pierre Radanne, consejero climático para países africanos y experimentado observador de estas negociaciones.
Asegurando no haber acudido a la cita para contentarse con palabras, sino para tomar decisiones, Obama había advertido ya por la mañana al pleno de la conferencia: “Éste no es un acuerdo perfecto y ningún país obtendrá todo lo que quiere”.
El acuerdo obtenido por los jefes de Estado es “el peor de la historia”, dijo el delegado de Sudán, Lumumba Stanislas Dia-Ping. (Agencias)

Castro advierte que se cierne una amenaza

El líder cubano Fidel Castro advirtió que una gran catástrofe se cierne sobre la especie humana por el egoísmo ciego de una minoría privilegiada y rica que pretende lanzar el peso de los sacrificios necesarios sobre la inmensa mayoría de los habitantes del planeta.

“Para los jefes del imperio, a pesar de sus maniobras y sus cínicas mentiras, está llegando la hora de la verdad. Sus propios aliados creen cada vez menos en ellos. En México, como en Copenhague y en cualquier otro país del mundo, encontrarán la resistencia creciente de los pueblos que no han perdido la esperanza de sobrevivir”, puntualiza.
Calificó de “métodos fascistas” los empleados por la policía danesa contra los manifestantes ambientalistas, quienes fueron detenidos en las masivas protestas que se desarrollaron en la capital.

El líder cubano recordó lo que dijo el mandatario boliviano en Copenhague: “El cambio climático no es la causa sino el efecto, que existe la obligación de defender los derechos de la Madre Tierra frente a un modelo de desarrollo capitalista, la cultura de la vida frente a la cultura de la muerte”.
Morales consideró la deuda climática que los países ricos deben pagar a los países pobres, y devolverles el espacio atmosférico arrebatado.
Recordó que el mandatario boliviano propuso un referéndum con cinco preguntas para que todos los pueblos definan sobre la preservación o no del medio ambiente.
Calificó de ridícula la cifra de 10 mil millones de dólares anuales ofrecidos hasta el año 2012, cuando en realidad se necesitan cientos de miles de millones cada año, y acusó a Estados Unidos de gastar trillones en exportar el terrorismo a Irak y Afganistán, y crear bases militares en América Latina, como el caso Colombia.
El 11 de diciembre de 1997, los países industrializados se comprometieron, en la ciudad de Kioto, a ejecutar un conjunto de medidas para reducir los gases de efecto invernadero. Los gobiernos signatarios de dichos países pactaron reducir en al menos un 5% en promedio las emisiones contaminantes entre 2008 y 2012, tomando como referencia los niveles de 1990.

Países del ALBA condenan documento de “contrabando”

Los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) subieron el tono de la Cumbre sobre Cambio Climático (COP15), declararon su fracaso absoluto y exigieron compromisos transparentes.

“No saben con quiénes se meten, si quieren apagar las luces, que lo hagan, y que luego vengan a sacarnos por la fuerza”, dijo el presidente venezolano, Hugo Chávez, al responder a presiones para terminar un encuentro con los medios.
Chávez, acompañado de su homologo boliviano, Evo Morales, y el vicepresidente cubano, Esteban Lazo, sentenció que para el ALBA y otras naciones “no hay documento en Copenhague por la falta de voluntad política del bloque del norte”.
“Sacaron un texto de la nada, negociado a escondidas y a espaldas de la mayoría. Lamentablemente, la cumbre es un fracaso, seguiremos luchando para alcanzar los objetivos de salvar el planeta”, apuntó.

Por su parte, Morales deploró la actitud de los anfitriones daneses de aprovechar su condición para efectuar deliberaciones con 26 “países amigos” y tratar así de forzar una declaración sin consenso. “Hablan de reducir los gases contaminantes al dos por ciento. Con ello acabarían con los pequeños estados insulares. Dicen de recortar al 50 por ciento de CO2 en 2050, es insuficiente. Los milagrosos no han logrado milagros con un acuerdo de contrabando”, pronunció.
El Vicepresidente de Cuba argumentó que una de las causas del calentamiento global se inscribe en el desconocimiento, la ausencia de enfoques correctos, “para atacar la raíz del problema, que es el modo consumista del capitalismo”.

“Si existiera una cultura ecológica internacional, Obama al regresar a Estados Unidos se vería en problemas para explicar a su pueblo que no se pudo lograr un acuerdo en Copenhague para preservar al planeta y al ser humano”, consideró.
En representación de Ecuador, la ministra Coordinadora de Patrimonio, María Fernanda Espinosa, aplaudió la actitud de los dos jefes de Estado del ALBA, de denunciar las maniobras en curso en la Conferencia.

“Se dieron prácticas antidemocráticas que transgreden la Carta de las Naciones Unidas y violan el multilateralismo en procedimientos para sacar a la fuerza un documento de la COP15. No se puede tolerar un texto maquillado”, dijo. (PL)

Evo a Obama: Cumpla Kioto

El presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, convocó ayer a su homólogo norteamericano, Barack Obama, a cumplir con el Protocolo de Kioto, instrumento legal internacional que Estados Unidos nunca ha ratificado, en el día final de la Cumbre sobre el Clima de Copenhague.
“Obama dijo: ‘no hemos venidos a hablar sino a actuar’”, recordó el mandatario boliviano en referencia a una intervención previa del Presidente estadounidense en la tribuna de la conferencia.

“Si realmente ha venido a actuar, quiero pedirle que cumpla con el Protocolo de Kioto”, arengó el Presidente boliviano en referencia al único tratado internacional actualmente existente para luchar contra el cambio climático. El Protocolo de Kioto sobre el cambio climático es un acuerdo internacional que tiene por objetivo reducir las emisiones de seis gases que causan el calentamiento global: dióxido de carbono, gas metano y óxido nitroso.
Los países en desarrollo defienden en Copenhague el mantenimiento a partir de 2013 de este tratado que impone obligaciones a los países desarrollados pero no a aquellos en vías de desarrollo.

Países industrializados como Estados Unidos buscan un acuerdo con bases nuevas que imponga obligaciones de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a potencias emergentes como China, India y Brasil.

El Protocolo fue firmado en 1997, cuando los países industrializados se comprometieron a reducir los gases de efecto invernadero.

Dinero de guerra a la paz

El presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales Ayma, planteó ayer en la 15 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas para Cambio Climático (COP 15) que el presupuesto que destinan los países ricos a la guerra sea llevado a salvar vidas en el marco de la lucha contra el cambio climático.
En su discurso, el mandatario advirtió que, ante la gravedad del problema, se debate si los pueblos van a vivir o morir. “Aquí estamos debatiendo si vamos a salvar vidas o vamos a matar”.

“A partir de este momento, toda la plata que se destina a las guerras que se destine para salvar vidas humanas y así vamos a creer que venimos aquí a actuar y no solamente a hablar”, señaló en alusión al discurso pronunciado momentos antes por el presidente estadounidense, Barack Obama, que consideró que llegó el “momento de tomar decisiones”.

Morales señaló que no está de acuerdo con la posición de algunos países de que la temperatura media aumente en dos grados centígrados porque se eliminarán muchas islas del mundo y se eliminarán las montañas nevadas de los Andes y del mundo.
“Eso es gravísimo y eso nuestros pueblos no van a aceptar y tarde y temprano nos van a juzgar”, reflexionó.
Dijo que ha llegado el momento de encarar acciones, pero “debe ser de todos y no de pocos”, y se mostró contrario a “trabajos secretos, ocultos” entre algunos países para imponer conclusiones.

Ratificó su propuesta de que si los presidentes y jefes de Estado no se ponen de acuerdo, se convoque a un referendo mundial, “se consulte a los pueblos”, porque aseguró que es mejor gobernar “atendiendo las demandas de nuestros pueblos en una democracia participativa”.
Y propuso que esa consulta mundial podría realizarse en abril del próximo año, mes en que se recuerda el Día Mundial de la Madre Tierra, una iniciativa que también él impulsó ante la ONU.

También ratificó que se debata el origen del cambio climático y no solamente sus efectos.
“Estamos debatiendo problemas del medio ambiente, obligados también a debatir de dónde viene este problema, quiénes son los responsables (...), y la responsabilidad es del sistema capitalista”, remarcó el mandatario.

A su juicio, si no se entiende e identifica los orígenes y los causantes del cambio climático habrá tantas conferencias, tantas cumbres de jefes de Estado sin resolver el tema.
“Por eso, si queremos salvar la vida, si queremos salvar a la humanidad, al planeta Tierra, estamos obligados a cambiar ese modelo, ese sistema capitalista, y así salvaremos a la humanidad”, sugirió.

En tanto, cerca de 5.000 personas escucharon y aplaudieron a  los presidentes Evo Morales de Bolivia y Hugo Chávez de Venezuela, ayer por la noche durante un acto organizado por sindicatos de trabajadores  y organizaciones danesas de solidaridad con el ALBA, en las instalaciones del complejo Valbyhallen de esta ciudad sede convulsa de la Cumbre sobre Cambio Climático.