10 Preguntas y 10 Respuestas sobre "Libia en la encrucijada"

 

10 Preguntas y 10 Respuestas sobre "Libia en la encrucijada"

Redacción Somos Sur, 16 de marzo de 2011

La revolución árabe conmueve al mundo. Hoy parece ser que la batalla de Libia es decisiva para el futuro de la revolución árabe.

Cuando en Túnez y Egipto los presidentes fueron derrocados en un corto espacio de tiempo, todos los comentarios hacían alusión a un "efecto dominó" y se especulaba con que los regímenes autocráticos árabes inevitablemente irían cayendo, uno por uno.

efecto_domino

libia

 

 

 

 

 

 

 

El descontento popular, la masiva migración y la represión directa ejercida por el gobierno de Gaddafi son las causas principales de la rebeldía popular en Libia; país de 6 millones de habitantes, casi 2 veces más grande que Bolivia, que cuenta con una riqueza enorme de uno de los petróleos, en cuanto a calidad del mismo, más cotizados por los países del Norte. Hay mucho en juego.

mapa_libia_1

peroleo_en_libia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la práctica el ejército se fracturó y sectores masivos de jovenes, sindicatos y rebeldes armados, organizados en Comités Populares Revolucionarios, se pronunciaron tanto en contra de la injerencia externa como en contra del "genocido" Gaddafi.

Hoy - mediados de marzo- Libia es el país donde el fuego de la rebeldía de Túnez y Egipto podría disiparse, como consecuencia de la retoma por parte del ejército de Gaddafi de varias "ciudades liberadas", hasta ahora controladas por los rebeldes.

mapa_libia_con_ciudadesUna situación insostenible, donde los países del Norte cambiaron hipócritamente de táctica, después de años de apoyo incondicional al regimen de Gaddafi.

Ellos buscan su propia salida -"militar", "democrática" o "humanitaria", con tal de seguir dominando la región.

Un proceso violento en pleno desarrollo.

Una situación por demás complicada, que requiere de un  análisis permanente y un actuar solidario con los pueblos que luchan por su liberación, como indica nuestro amigo, Gastón Cornejo, ex senador del MAS:

"Me trae a la evocación los tiempos juveniles cuando la URSS, el estado comunista que admiraba, invadió Hungría. No lo podíamos creer, además en Checoslovaquia sucedió una masacre soviética contra el pueblo.
Poco a poco fuimos despertando hacia otro horizonte de veracidad y justicia.

El totalitarismo duele en cualquier lugar del mundo, sea Berlín de Alemania, Moscú de la URSS o La Paz de Bolivia. Duele, dolió y jamás aceptaremos un sufrimiento que humille la dignidad humana. Cualquiera sea el tiempo histórico que la sociedad humana sufra.

No es posible saber que Cuba, Venezuela y Nicaragua apoyen al genocida. Es como si en  el Chile de Salvador Allende o cuando J. J. Tórrez  o Evo actual de Bolivia, apoyaran el Plan Cóndor pinochetista.  Por algo tomamos partido ¿verdad?


Esta decisión será nefasta para toda la izquierda genuina de nuestra América del Sur y Centroamérica que ya soñaba con un cambio radical en favor del Nuevo mundo ...Sin embargo el genocida caerá como todos los criminals de la historia..."

Por cierto, nos encontramos ante un panorama incompleto, sobre todo, por la falta de información desde dentro del país, cuando estos días los enfrentamientos entre el ejército de Gadafi y los “rebeldes” se intensifican. Al respecto, uno de los grandes aportes y miradas desde dentro de Libia, es la que está llevando a cabo Reed Lindsay, corresponsal de Telesur, que nos cuenta en varias entrevistas, cómo se están suceciendo, en las primeras semanas de marzo, los acontecimientos en este país del Norte de África.

  • En primer lugar, Lindsay nos cuenta sobre la libertad con la que los periodistas que permanecen en territorio rebelde, la parte este del país, pueden ejercer su profesión, algo que, según el corresponsal de Telesur, no sucede en las zonas controladas por las fuerzas de Gadafi (55 segundos).
{play}/audio/reed_linsay1.mp3{/play}
  • Reed Lindsay también es testigo de la cruda realidad que viven aquellos que se levantan contra Gafadi, quienes sufren la represión y la arbitrariedad. Asimismo, el corresponsal de Telesur también habla de que las tropas de Gadafi podrían estar incurriendo en crímenes de lesa humanidad (1 minutos y 5 segundos).
{play}/audio/reed_linsay2.mp3{/play}
  • El periodista recuerda, además, que en origen no se trata de un conflicto, puesto que de un lado, se encuentran ciudadanos que pacíficamente mostraban su rechazo al líder libio, y de otro, fuerzas armadas reprimendo a las masas (1 minutos y 2 segundos).
{play}/audio/reed_linsay3.mp3{/play}
  • Según afirma Reed Lindsay, la población libia le ha contado que la represión no es algo nuevo sino una práctica continua en ese país desde hace muchos años (36 segundos).
{play}/audio/reed_linsay4.mp3{/play}
  • Al contrario de lo afirmado por el propio Gadafi, el corresponsal de Telesur cuenta que la población que está protagonizando las revueltas se muestra contrario a cualquier intervención extranjera, venga de donde venga (1 minuto y 8 segundos).
{play}/audio/reed_linsay5.mp3{/play}
  • Para Lindsay, en Bengazhi, la segunda ciudad del país y capital de la rebeldía, la población sigue mostrando cada día su oposición a Gadafi, sin embargo, en los últimos días ha aumentado la preocupación debido a que las noticias que llegan es que las fuerzas fieles al Jefe de Estado cada vez se acercan más (1 minuto y 31 segundos).
{play}/audio/reed_linsay6.mp3{/play}
  • Por último, Reed Lindsay restaca una preocupación de parte de la población rebelde en Bengazhi y es, cómo líderes latinoamericanos como Hugo Chávez o Daniel Ortega, estarían apoyando, al menos, indirectamente, al propio Gadafi, opiniéndose, de esta maneara, a un proceso que ellos consideran de carácter revolucionario (55 segundos).
{play}/audio/reed_linsay7.mp3{/play}

A continuación ofrecemos diferentes puntos de vista sobre los acontecimientos en Libia en torno a 10 preguntas que muchos nos hacemos. Las respuestas se basan en diferentes declaraciones, entrevistas, análisis, videos y programas radiales de todo el mundo.

10 Preguntas y 10 Respuestas sobre "Libia en la encrucijada"

colonialismo_arabe

1. ¿CÓMO ENTENDER LAS CIFRAS Y DATOS?

Es muy difícil contar con datos verídicos por el carácter de los enfrentamientos y los intereses de cada grupo involucrado. Mientras la televisión oficial de Gadafi habla de miles de seguidores de su régimen, de pocas bajas y del mantenimiento del suministro petrolero a las grandes multinacionales a cambio de grandes sumas de capital, existen voces de reporteros, incluso de Telesur. Aquí se incluye el audio en el que el corresponsal de Telesur en Libia, Reed Lindsay, habla de poblaciones “liberadas”, como Bengazhi, donde parece reinar cierta paz.

Para muchos analistas, el carácter de la revolución del pueblo libio es muy similar a las de Túnez y Egipto, por lo que se enmarca en el proceso revolucionario del conjunto de los pueblos árabes.

El objetivo democrático de acabar con los gobiernos dictatoriales y conquistar libertades políticas, se une al descontento social por las elevadas tasas de desempleo y el alza en el precio de los alimentos a causa de la errática política económica de regímenes semi-coloniales muy vinculados al imperialismo.

Los medios no están mencionando los amplios objetivos estratégicos que subyacen en la invasión propuesta por la OTAN. Tras una campaña mediática engañosa, donde se han estado fabricando literalmente las noticias sin informar sobre lo que realmente sucedía sobre el terreno, un gran sector de la opinión pública mundial ha otorgado su firme apoyo a la intervención extranjera, aludiendo a razones humanitarias.

La invasión está sobre la mesa de planes del Pentágono. Se está elaborando sin tener en cuenta las demandas del pueblo de Libia, incluidos los opositores al régimen, que han expresado claramente su aversión ante una intervención militar extranjera en derogación de la soberanía de la nación. A este respecto, Michel Chossudovsky, economista canadiente y activista antiglobalización, defiende que la supuesta invasión sería un intento de Golpe de Estado en Libia de parte de EE.UU. y la OTAN. Leer más.

Reafirmando la tesis planteada por Chossudovsky, desde la primera semana de febrero, han avanzado hacia Libia fuerzas de Estados Unidos y la OTAN. Asimismo, el pasado 4 de marzo cruzaron el Canal de Suez, llegando al golfo de Sirte (a la costa de Libia), la nave de asalto anfibia y portahelicópteros USS Kearsarge, el navío de apoyo USS Ponce y el submarino nuclear Scranton que forman parte del grupo de operaciones anfibias de Estados Unidos con el portaaviones Enterprise a la cabeza. Este último se encuentra en la parte norte del Mar Rojo, con el objetivo de poder alcanzar Libia con facilidad.

Sólo Rusia y China se pronuncian contra la intervención militar. Los demás miembros del Consejo de Seguridad dicen estar listos “para cualquier eventualidad”, pero reconocen que para la intervención hace falta la sanción de la ONU.

Por ahora, la concertación de buques de combate a orillas de Libia es una demostración de fuerza, un método de presión. Sin embargo, para desencadenar una guerra se necesitan causas o pretextos, como los utilizados en la guerra de Afganistán.

Por su parte, la guerra de Irak no tuvo una causa honesta, pero tuvo un pretexto: la supuesta fabricación de armas de destrucción masiva por Saddam Hussein. Ya todos sabemos que hasta esto fue un gran mentira.

Por ahora, la intervención en Libia no tiene ningún motivo justificado según el derecho internacional, aunque el propio Gadafi para querer aportar algunos, con el uso desmesurado de la fuerza militar y la represión sobre la población rebelde.

Mientras tanto, los medios de comunicación masiva anuncian que las fuerzas de Gadafi está recuperando el control sobre las ciudades rebeldes, causando centenares de víctimas.

A propósito, Londres anunció que para salvar a cerca de 20 petroleros británicos atrapados en el sureste de Libia enviará a esa zona unidades del Servicio Especial Aéreo (SAS), que es la principal fuerza de operaciones del ejército británico, comparable con Navy SEALS de Estados Unidos.

2. ¿CÚAL ES LA HISTORIA RECIENTE DE LIBIA?

El nombre oficial del país, que cuenta con 6 millones de habitantes, es Gran Jamahiriya Árabe Libia Popular Socialista. Este nombre y la retórica de Kadafi se apoyan en que en 1969, Kadafi encabezó una rebelión de oficiales que derrocó al rey Idris I y nacionalizó el petróleo, inaugurando un régimen nacionalista capitalista similar al de Nasser en Egipto en aquella época.

Por este motivo fue atacado muchas veces por el imperialismo y en 1986 Estados Unidos gobernado por Ronald Reagan bombardeó Libia intentando matar a Kadafi, siendo una de las víctimas su hija Jana.
No sería la primera vez que Libia es asediada e invadida por los imperios.

Desde el Romano, Árabe, Otomano y la moderna bota Italiana que colonizó este país hasta los días de la segunda guerra mundial, este país ha sufrido los embates de los ejércitos invasores.

Si Estados Unidos cediera a la tentación de atacar a Libia sería la cuarta vez que lo hace en 200 años. Las anteriores fueron en 1805 y en 1815, cuando el Congreso declaró la Guerra contra la Piratería Berberisca con bases en Argelia, Túnez y Tripolitania. Aquellas acciones marcaron el debut internacional de la Armada y de los Marines y también la única ocasión que el legislativo norteamericano aprobó la guerra contra una entidad no estatal.

3. ¿EL GADAFI DE 1969 ES IGUAL AL GADAFI DE HOY?

Como otros nacionalismos dentro de los marcos capitalistas, Gadafi, traicionó sus propios principios y terminó pactando con el imperialismo a cambio de riquezas y privilegios.

Estos pactos se dieron al compás del enriquecimiento del dictador y su familia que se convirtieron en socios de la Fiat en Italia, de petroleras de todo el mundo, empresas de turismo y telecomunicaciones, etc. Hace dos años firmó con el presidente italiano Berlusconi, el Tratado de Amistad, Asociación y Cooperación, y “los negocios bilaterales superan ya los 40.000 millones de euros anuales y alcanzan todos los sectores cruciales, de la energía a la banca o la construcción y sin faltar los acuerdos militares y de inteligencia” (diario El País, Madrid). La contrapartida fueron los “ajustes estructurales” del FMI, a consecuencia de los cuales, se privatizaron numerosas empresas del Estado y se redujo fuertemente los subsidios de éste a la alimentación y el carburante. El pueblo libio sufre pues los altos precios de alimentos y la desocupación causada por la crisis capitalista y que está provocando la rebelión en el conjunto de los países árabes. Para un análisis más detallado de la evolución histórica del propio Gadafi resulta importante la lectura del último artículo de Fidel Castro sobre Libia.

En pocas horas, Gadafi se ha vuelto a convertir en el “perro rabioso del desierto”, tal y como lo llamara el presidente Ronald Reagan, es decir, enemigo de la civilización cristiana y occidental, al servicio del terrorismo internacional, obviando que en 2008 el presidente George W. Bush dejó sin efecto las represalias estadounidenses contra Libia al excluirla de la lista de “Estados que apoyan el terrorismo”. De la misma manera, durante la reunión del G-8 celebrada en Italia, Gadafi fue recibido como un gran estadista, reunión a la que acudió invitado por el presidente Obama. Cuesta creer entonces que éste último, junto con sus colegas Tony Blair, Gordon Brown, Dmitri Medvédev, Nicolas Sarkozy o Silvio Berlusconi, entre otros, desconocieran por completo la situación interna libia. Aquí podemos encontrar un retrato más detallado sobre la figura de Gadafi.

4. ¿QUIÉNES SON Y CÓMO ENTRARON LAS MULTINACIONALES A LIBIA?

En otro artículo sobre Libia, Fidel Castro aclaró que “desde 1992 Gadafi comenzó a abrir las puertas a las multinacionales petroleras (hoy están llevando el petróleo y gas de Libia la Shell, British Petroleum, la ENI (italiana), la Total (francesa), Occidental Petroleum Corp y Conoco-Phillips y Marathon Oil Corp (yanquis), Winthershall (alemana), Repsol (española), Gazprom (rusa). También inició negociaciones con Israel. Incluso pactó con el derrocado líder egipcio Mubarak el control de los palestinos de la Franja de Gaza”.

Después de toda la serie de acuerdos que Gadafi firmó desde el año 1992, actualmente, operan en Libia las siguiente transnacionales petroleras: ENI, BP, Royal Dutch Shell, Exxon Mobil, Occidental Petroleum, Gazprom, RWE, Nippon Oil and Energy, Petrobras, Statoil, Total, Chevron, Dow Chemical, Impreglio, Haliburton, Fluor, Vinci, ConocoPhilips, Marathon Oil, Amerada Hess, Wintershall onlding, OMV, Inpex, Polish Oil and Gas, Suncor, Repsol YPF, Tatneft y China National Petroleum Corporation.


De esta manera, se muestra la clara connivencia del régimen de Gadafi con las transnacionales, reflejada en declaraciones públicas de miembros destacados de gobiernos del Norte. Así, cabe destacar la afirmación hecha en marzo del 2007 por un asesor de Tony Blair, quien en un artículo publicado en The Guardian, afirmaba que “Gadafi parece ser genuinamente popular. Libia será en dos o tres décadas una Noruega del norte de África: próspera, igualitaria y progresista”.

Asimismo, el 5 de septiembre de 2008, la entonces Secretaria de Estado del gobierno de Bush, Condoleezza Rice, visitó Trípoli, y declaró: “…. Libia y Estados Unidos comparten intereses permanentes que son la cooperación en la lucha contra el terrorismo, el comercio, la proliferación nuclear, África, los derechos humanos y la democracia”.

5. ¿CÓMO SON LAS RELACIONES DE GADAFI CON EL “NORTE”?

Tal y como el propio Fidel Castro reconoce “antes de que surgiera la rebelión en Egipto y en Túnez, las relaciones entre Estados Unidos y sus aliados de la OTAN con Libia eran excelentes. El país era una fuente segura de abastecimiento de petróleo de alta calidad, gas e incluso potasio.
Los problemas surgidos entre los dirigentes y el gobierno de Gadaffi durante las primeras décadas habían sido superados. Se abrieron a la inversión extranjera sectores estratégicos como la producción y distribución del petróleo.

La privatización alcanzó a muchas empresas públicas con el respaldo del Fondo Monetario Internacional, quien elogió recientemente a Libia por su “ambicioso programa de reformas” y su “fuerte rendimiento macroeconómico y el progreso en el realce del papel del sector privado”.

Como es lógico, Aznar se deshizo en elogios a Gaddafi y tras él Blair, Berlusconi, Sarkozy, Zapatero …. Estaban felices.” Hace ya demasiados años, por tanto, que Gadafi se subió al carro de las IFI y comenzó a aplicar políticas neoliberales, siguiendo los lineamientos de la UE y los EE.UU. Y es que el nacionalista Gaddafi no ha destinado las reservas de divisas de Libia a pagar la deuda externa , sino a integrar los capitales de Glaxo, Shell, Vodafone, British Petroleum, Exxon, Chevron, Pfizer o Halliburton.

Tal y como recuerda la periodista Mónica G. Prieto, desde que Muammar al Gaddafi fue desclasificado como líder terrorista en 2002 y añadido a la categoría de socio occidental, los negocios con la dictadura libia -40 años de tiranía- se dispararon haciendo caso omiso de la represión interna y de la ausencia total de democracia. Gadafi resultaba demasiado generoso para ser cuestionado cuando invertía 2.000 millones de dólares en Canadá o 30.000 en Estados Unidos. Ahora, el uso de aviación militar contra manifestantes que exigen el final de la tiranía obligan a reaccionar a los dirigentes internacionales. Italia y Alemania son sus grandes socios comerciales, España es el tercer país cliente: importa principalmente petróleo y gas. Entre 1993 y marzo de 2008, invirtió 189,36 millones de euros en Libia. Las exportaciones españolas en material de defensa aumentaron un 7.700% en 2008”. Leer más.

6. ¿CON QUÉ INSTRUMENTOS CUENTA GADAFI PARA EVITAR SU DECESO?

Las multinacionales imperialistas, con la venia de los gobiernos imperialistas, siguen alimentando el tesoro de Gadafi con 29 millones de dólares por día en pago por el petróleo que se llevan. De cómo el régimen asegure el suministro diario de las cuotas de petróleo que debe dispensar al conjunto de transnacionales presentes en Libia, puede depender la caída o, en su defecto, el mantenimiento del régimen de Gadafi.

En su lucha con las revueltas populares que se extienden, sobre todo, en la parte este del país, Gadafi ha contratado mercenarios y se sirve de su superioridad en armas, enviadas entre otras potencias por EE.UU. y Gran Bretaña, para atacar en los últimos días ciudades rebeldes como Misrata o Bengazhi. De esta manera, Gadafi ha respondido con represión militar, armas de guerra y bombardeos ante los reclamos del pueblo.

En la ciudad de Bengazhi, los rebeldes han descubierto fosas comunes donde, según ellos, parecen haber almacenadas alrededor de un centenar y medio de personas fusiladas con las manos atadas a la espalda.

Y es que el propio Gadafi no esconde sus objetivos cuando afirma que el principal es “limpiar a Libia casa por casa y cazar como ratas y ratones hasta el último activista opositor”.

7. ¿CÓMO JUSTIFICA GADAFI EL ATAQUE A LOS “REBELDES”?

Gadafi, con una frase al más estilo de Bush, ha afirmado que la rebelión estaba protagonizada por “bandas de terroristas vinculadas a Al Qaeda” y que los jóvenes rebeldes que protestan contra su figura “actúan drogados”. Además, respecto de su relación con Occidente, afirma que "estoy sorprendido porque tenemos una alianza con Occidente para luchar contra Al Qaeda, y ahora que combatimos contra los terroristas nos han abandonado".

De la misma manera, Gadafi ha justificado la represión y el ataque militar contra los rebeldes afirmando que las revueltas contra su Gobierno son un complot para "colonizar" Libia con apoyo de combatientes extranjeros, rechazando toda forma de intervención de parte de la OTAN o cualquier otro organismo. Uno de los grandes argumentos de Gadafi para justificar sus ataques militares a los rebeldes, tal y como afirman algunos analistas, como el propio Fidel Castro, es que éstos cuentan con el respaldo de los EE.UU., algo que parece demostrarse en declaraciones como las llevadas a cabo por el presidente Obama, en las que no descarta armas a los rebeldes libios o en noticias que hablan de reuniones entre los grupos rebeldes y autoridades diplomáticas norteamericanas.

Sin embargo, más allá de eso, nada justifica la represión y la barbarie cometidas de parte del régimen de Gadafi, cuyas prácticas, según diversas ONG, habrían costado la vida a unas 600 personas.

8. ¿QUIÉNES SON LOS “REBELDES”?

En un primer momento, las fuerzas rebeldes han estado conformadas, en su mayoría, por miles de jóvenes milicianos, quienes se entrenan para usar las armas que han usurpado al ejército al servicio de Gadafi, lanzándose a la calle en su lucha por lo que consideran justo.

Además, en las últimas semanas se han producido importantes deserciones en el ejército, por lo que miembros de este cuerpo han pasado de la defensa del régimen a mostrar su total rechazo al mismo.


Una de las peculiaridades más destacadas de las revueltas en Libia ha sido la conformación de los denominados Comités Populares Revolucionares, los cuales, se han organizado en las ciudades liberadas del poder gubernamental para dotar de cierta gobernabilidad a las mismas mientras dure el conflicto. A través de estos comités, el pueblo no sólo se está armando para luchar contra el régimen de Gadafi, sino que además, controla la seguridad en las ciudades controladas por ellos o gestionan el reparto de ayuda a las familias más desfavorecidas.

Este conjunto de Comités Populares Revolucionarios, que tienen especial incidencia en la parte este del país, es decir, allá donde existen más ciudades controladas por ellos, ha conformado el denominado Consejo Nacional Provisional de Transición, el cual, se ha constituido en el “único representante de toda Libia”.

9. ¿CUÁL ES LA POSICION DE CHÁVEZ Y DE LOS DEMÁS PAÍSES DEL ALBA?

La semana pasada, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) acordó apoyar una comisión de paz para Libia, a propuesta del mandatario venezolano Hugo Chávez, con el objeto, según ellos, de "evitar la agresión militar" por parte de la OTAN. Esta misma declaración reconoce que el propio Gadafi se ha mostrado a favor de la misma, lo cual, parece quizá deslegitimar en cierta manera la propuesta.

Esta propuesta viene al hilo del apoyo, más o menos descarado, que los diferentes mandatarios del ALBA han otorgado a Gadafi. Tanto es así, que fue el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, el primero en demostrar su apoyo sin fisuras al líder libio.

Al apoyo nicaragüense le ha seguido el mostrado por el presidente Chávez, quien en declaraciones a diversos medios de comunicación, ha afirmado que "Yo no puedo decir que apoyo, o estoy a favor, o aplaudo cualquier decisión que tome cualquier amigo mío en cualquier parte del mundo, no, uno está a distancia, pero nosotros sí apoyamos al Gobierno de Libia".

Aunque no de manera tan tajante, el líder de la revolución cubana, Fidel Castro, ha denunciado en varios artículos la posible invasión por parte de la OTAN y los EE.UU., sin denunciar en ningún caso los atropellos cometidos por parte del régimen de Gadafi.

De esta manera, Fidel Castro, Hugo Chávez y Daniel Ortega han manifestado de distintas formas su apoyo a Gadafi. Mientras Chávez lo llama su “amigo” y Castro habla de que el peligro es una invasión de la OTAN, Ortega ofreció abiertamente “todo su apoyo”. Por su parte, Evo Morales ha manifestado una cierta “neutralidad” llamando “al pueblo y gobierno libios a resolver la crisis pacíficamente”.

10. ¿CUÁLES SON LOS POSIBLES ESCENARIOS… DIFERENTES MIRADAS ANTE LA REBELDÍA ÁRABE?

Todavía no está claro hacia dónde se dirigen las revueltas en el mundo árabe. La ola que se formó tras la sublevación en las calles de Túnez en enero aún no ha llegado a la orilla.

Las protestas en el mundo islámico no son homogéneas, existen peculiaridades en función de dónde se generen las protestas, sería un error pensar que este es un movimiento único con una oposición al poder gubernamental unida, sin fracturas y que comparte un programa para toda la región. Sin embargo, sí que existen comunes que atraviesan de manera integral el conjunto de revueltas.

Las fuertes tasas de desempleo y la escasez de oportunidades, los elevados precios de los alimentos de la canasta familiar, la corrupción endémica, pero muchos -especialmente los jóvenes urbanos con educación superior- quieren algo más que comodidad económica. Quieren un sistema político que no se vea obstaculizado por la opresión y la terquedad de un gobierno autocrático.

Sin embargo, el imperialismo, a través de sus agentes burgueses árabes, está operando para que esto no suceda. Intentan volver a la “estabilidad” y formar gobiernos como en Túnez y Egipto, con jerarcas militares y patrones, sin descartar posibles invasiones como la que puede producirse en Libia por parte de la OTAN, bajo el falso pretexto de “terminar con el derramamiento de sangre”, pero con el objetivo real de detener la revolución, formar un gobierno patronal y amigo con el que garantizarse el suministro petrolífero.

Lo más importante es que los pueblos árabes siguen protagonizado y construyendo por sí mismo su futuro…

Finalmente, esperamos con este aporte acercarles a una “Mirada del Sur” solidaria y comprometida con los pueblos en lucha contra sus opresores internos y externos…