8 Marzo 2010
Naomi Klein – The Nation


Desde que la desregulación causó un desastre económico mundial en septiembre de 2008 y todo el mundo se ha vuelto otra vez keynesiano, no ha sido fácil oficiar de seguidor fanático del difunto economista Milton Friedman. Tan generalmente desacreditada está su variedad de fundamentalismo de libre mercado que sus admiradores están cada vez más desesperados por reivindicar victorias ideológicas, por exageradas que sean.
 
Despúes del desastre en Chile salen a la luz voces para cuestionar al accionar del gobierno chileno, la ola de rumores en los medios de comunicación que ponen en estado de psicosis a la población, y que pretende justificar la miltarización que se ha implementado. Además de otras problemáticas  y realidades sociales que han destapado los terremotos y el tsunami en Chile. Recogemos algunas de estas opiniones.
 
El terremoto del día sábado 27 de febrero, deja al desnudo la ineficiencia e incapacidad del Estado chileno, que al parecer ni siquiera contaba con un sistema de comunicaciones alternativo, a través de sistemas de telefonía satelital o radio por ejemplo.