A 50 años del asesinato del CHE

che bnRecordamos al eterno Che, asesinado en Bolivia hace 50 años bajo la dictadura de Barrientos. Recordamos su legado en medio de superficiales homenajes oficiales desde un gobierno incoherente con la lucha del Che por una verdadera revolución de los pueblos. Revise varios aportes.

Radio Somos Sur

En medio de los recordatorios del asesinato del Che, conversamos con Jesús Choque, trabajador fabril que rescata el pensamiento del Che sobre la búsqueda del "hombre nuevo" y una nueva sociedad sin opresión capitalista. Sobre este legado histórico nos comenta también Miguel Lamas.

(1 de Octubre 2017, 22 minutos)

Producción y conducción: Alejandra Escobar

A 50 años del asesinato del CHE

Exposición de Miguel Lamas para estudiantes de la Universidad Autónoma de Nayarit en México


A 50 años del asesinato del Che Guevara

“Revolución socialista o caricatura de revolución”

Miguel Lamas

A medio siglo del asesinato del Che en Bolivia, se replantean debates similares a los que ya dio el Che en la década del sesenta. El gobierno de Evo Morales junto a Maduro y Raúl Castro le rendirán homenaje al Che, pero ocultando que hace medio siglo el Che denunció a políticas similares al falso socialismo que hoy defienden.

Conociendo la aguda crisis de Venezuela, muchos compañeros vuelven a cuestionar la idea del “socialismo” que supuestamente sería encarnada por el régimen de Maduro. Pero esto es una falsedad, eso no es socialismo. Es capitalismo decadente y corrupto, también sometido a la economía imperialista.

Lo que es poco conocido es que hace 50 años, ya el Che combatió ideas similares a las que hoy encarnan Evo Morales, Raúl Castro y Maduro. En realidad desde 1964 se empezaron a marcar dos políticas en la dirección cubana. Una la de Fidel y la mayoría que había pactado con la burocracia que gobernaba la Unión Soviética, y la otra la que encabeza el Che Guevara que, sin atacar directamente a Fidel, fue manifestando su total discrepancia. Y que terminó con su renuncia a sus cargos y la partida secreta de Cuba.

Actualmente, los gobiernos de Venezuela, Cuba y Bolivia hablan de “socialismo” pero defienden la economía mixta capitalista, la convivencia entre distintas formas de propiedad (incluyendo los negocios de las grandes transnacionales) y los mecanismos del mercado. Los fracasos de Chile en los setenta y de Nicaragua en los ochenta ya fueron pruebas contundentes de a dónde conduce ese neorreformismo. Se tomó un camino opuesto al de Cuba en 1960, manteniendo el capitalismo. El Che ya no estaba. Pero dejó su concepción socialista revolucionaria e internacionalista. Para Guevara eran una totalidad la necesidad de la revolución, las expropiaciones de las transnacionales, terratenientes y grandes capitalistas, la planificación y la participación consciente de los trabajadores en la construcción de la economía de transición, la extensión de la revolución, y la solidaridad mutua entre los países que se llamaron “el campo socialista”. Para su enfoque, no había medias tintas. Si lo que prima es el mercado, y no la planificación y la centralización, es capitalismo, no es socialismo. Por eso ya en 1963 rechazaba las posiciones que defendían un funcionamiento mercantil para la economía cubana y criticaba al gobierno de la URSS que lo alentaba. Ese era el contenido de su célebre frase “revolución socialista o caricatura de revolución”.

Su visión internacionalista lo llevó a entender que la defensa de la revolución cubana no pasaba por subordinarse a las políticas que exigía la burocracia gobernante de la Unión Soviética, sino que pasaba por la extensión de la revolución a otros países de Latinoamérica. Por esa vía empezó a chocar cada vez más con las posturas de la burocracia soviética que se negaban a nuevas revoluciones socialistas. En febrero de 1965 pronunció un célebre discurso en Argel en el cual cuestionó la política de “coexistencia pacífica” con el imperialismo de la conducción de la URSS y exigió el apoyo incondicional, con armas gratis, al pueblo de Vietnam (que en ese momento enfrentaba la ocupación yanqui). Lo que refuerza en su “carta testamento”: “El imperialismo norteamericano es culpable de agresión [...] pero (también) son culpables los que mantienen una guerra de zancadillas comenzada hace ya buen tiempo por los representantes de las dos más grandes potencias del campo socialista [la URSS y China]”. El Che contraponía la política de “por dos o tres Vietnam”.

Finalmente moriría en Bolivia aislado de todo apoyo, tratando, con un método equivocado (el “foco” guerrillero) de llevar adelante una política correcta de extender la revolución socialista.

El Che en Bolivia

Consideramos que un error del Che en Bolivia fue no darle importancia darle importancia al rol de la clase trabajadora y la necesidad de construir partidos revolucionarios. Esto se manifestó críticamente en Bolivia, cuando los mineros votaron en asambleas dar su aporte a la guerrilla del Che, porque apoyaban la lucha por la revolución socialista. El dictador Barrientos ordenó por ese motivo atacar a traición a los mineros por el ejército, en la masacre de San Juan (24 de junio de 1967), sin que el Che que impulsaba muy lejos el “foco” guerrillero, le diera mayor importancia al movimiento minero. Por su parte, el Partido Comunista boliviano, encabezado por Mario Monje, lejos de apoyar la lucha del Che, se ocupó de boicotearla y aislarlo.

Pero por sobre esas diferencias con el Che, rescatamos su internacionalismo consecuente y su defensa de la revolución socialista, hasta dar la vida por ella.

Texto recomendado: "Guevara: Héroe y martir de la Revolución Permanente" (Nahuel Moreno)


Che Guevara: Discurso ante la ONU


Páginas recomendadas:

http://chebolivia.org/chebolivia