28 de septiembre: La demanda de aborto legal continúa postergada en Bolivia

Hoy, cuando el MAS debate públicamente si todavía dará paso a la reforma legal de ampliación de excepciones en el nuevo Código Penal, que había anunciado como una concesión para el movimiento de mujeres que pide despenalización del aborto, vemos en los hechos que la demanda se sigue postergando, mientras el drama del aborto se sigue llevando más mujeres bolivianas.

En el Día internacional de lucha por la despenalización del aborto compartimos algunas reflexiones.

Vea la siguiente exposición gráfica que elaboró Somo Sur, con miras a cuestionar a aquellos grupos y medios que desinforman sistemáticamente sobre el tema del ABORTO.

El rol de los medios de comunicación en el tema del aborto

abortoexpo

Vea la presentación gráfica AQUÍ


Opiniones

El “aborto” en tiempos de Evo

Maria Lohman, 25 de marzo de 2017

Cambios legales

Después de 11 años de gobierno “plurinacional” de Evo Morales soplan sorpresivamente nuevos vientos en el campo del aborto.

A pesar de las permanentes protestas de grupos feministas, el silencio gubernamental durante estos años había permitido la continuidad de un “Código del Sistema Penal Boliviano” que data de 1973 (código Banzer) y que penaliza el aborto hasta con 6 años de cárcel. Más allá del control de las iglesias y sus pastores apareció la tutela del Estado “plurinacional”.

ABORTO reformaEl código vigente solo en algunos casos establece que un aborto es impune, en caso de “violación”, “rapto no seguido de matrimonio”, “estupro o incesto”, o si hubiere sido practicado con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no podía ser evitado por otros medios. (el absurdo argumento del “rapto no seguido de matrimonio” fue eliminado en años posteriores).

En la práctica, la “penalización al aborto” muy poco se aplica. Son contados los casos de mujeres encarceladas en Bolivia por este hecho, de la misma forma en la práctica son pocas las mujeres que pueden acceder al “aborto impune” establecido para casos excepcionales por las trabas burocráticas y judiciales. Y finalmente, el costo de la clandestinidad recae evidentemente sobre las mujeres más pobres, mientras las mujeres de clase media y alta acuden a clínicas privadas. ¡Vaya hipocresía!

Este mes de marzo de 2017 mujeres asambleístas del partido oficialista plantearon incorporar al nuevo Proyecto de Ley del “Código del Sistema Penal Boliviano” un solo artículo que hace referencia al delito del aborto.

En la nueva formulación se agregan otras causas que “autorizan” el aborto “durante las primeras ocho semanas de gravidez y por única vez” a las mujeres que…

o Se encuentren en situación de calle o pobreza extrema,
o No cuenten con recursos suficientes para la manutención propia o de su familia,
o Sean madres de tres o más hijos o hijas y no cuenten con recursos suficientes para su manutención,
o Si fuesen estudiantes,
o En cualquier etapa de gestación, cuando se detecten malformaciones fetales incompatibles con la vida,
o Cuando la embarazada sea niña o adolescente.

Es decir el nuevo código da algunas concesiones a las mujeres en estado de extrema pobreza (se habla de mujeres con un ingreso de hasta 5 dólares por día), mientras no perdona a las demás pobres, mujeres de las clases medias o de las mujeres “ricas”.

Además establece una autorización “durante las primeras ocho semanas de gravidez y por única vez”, cuando en los 74 países del mundo donde se ha legalizado el aborto, se toma como momento crítico las 12 semanas de embarazo para aplicar el aborto, mientras muchas mujeres – ricas o pobres, jóvenes o mayores- llegan a abortar más de una vez, no porque les “gusta” abortar, como insinúan algunos sectores conservadores, sino por mil y una razón que resulta larga explicitar en este espacio.

Entonces, a pesar de ciertos avances, seguimos con un esquema punitivo, con una “despenalización” a medias, que daría lugar a muchas interpretaciones, injusticias y nuevas prácticas de control sobre el cuerpo de las mujeres.

Confrontaciones políticas

A tiempo de existir un ambiente social muy movido, con diferentes marchas, paros y la imposición de otras leyes (como la Ley de Coca y de Sustancias Controladas), la propuesta de Reforma al Código Penal en el tema del aborto forma una verdadera cortina de humo.

Se abrieron en el país acalorados y muchas veces irracionales debates, cuando -más allá de esa despenalización a medias- se impone un debate y políticas serias que permiten la LEGALIZACION del aborto, donde la mujer ejerce el derecho a decidir sobre su cuerpo y donde el Estado apoya con servicios de “aborto legal, seguro y gratuito” en un marco de educación sexual científica y laica.

Pasa lo contrario. Hoy la ciudadanía se divide  aparentemente entre las que apoyan a rajatabla la propuesta legal presentada sorpresivamente; mujeres de organizaciones campesinas e indígenas fieles al gobierno y los y las que echan el grito al cielo en contra del aborto y cualquier cambio en el actual Código Penal.

Las primeras hablan de “despenalización”, apoyando sin mayor análisis la propuesta presentada en la Cámara de Diputados a favor de las “mujeres más pobres”, mientras l@s segund@s – las iglesias, colegios de médicos y algunos grupos de ciudadan@s conservadores- insisten en criminalizar y mantener la penalización del aborto.

masistasaborto

Asi, las líderes indígenas y campesinas oficialistas hablan de “avances” y se expresan en los medios y en las paredes, haciendo énfasis en que “La penalización del aborto es discriminación hacia las mujeres pobres”.

Mientras por su parte, las instancias jerárquicas de la iglesia van moviendo todo su aparato (hasta papal) para difamar de antemano cualquier cambio en la legislación actual. La Conferencia Episcopal de Bolivia emitió estos días un pronunciamiento sobre la propuesta en debate, indicando que se trata de una “colonización ideológica extranjera” (!)

clericoaborto

Nada nuevo bajo el horizonte, después de más de 500 años de colonización de almas y cuerpos.

Datos y cifras

En el año 2014 hubo una propuesta más radical por despenalizar el aborto, presentada por la diputada Patricia Mancilla, asambleísta del mismo partido de gobierno, pero las críticas de la iglesia y de sectores conservadores del país pudieron más. El Tribunal Constitucional Plurinacional -TCP -de manera hipócrita y ambigua- falló en contra de la demanda de inconstitucionalidad de los artículos referentes al aborto en el Código Penal y las cosas siguieron igual que antes.

Es decir, hasta la fecha, Bolivia continúa siendo uno de los países con mayor índice de muertes de mujeres por aborto practicado en locales oscuros en total clandestinidad, a precios exorbitantes, sin mayores cuidados y además bajo un manto de discursos represivos, moralistas e hipócritas que culpabilizan a la mujer por “asesinar” a su hij@.

o Cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas y de ONGS (como CIDEM) hablan de hasta 80 mil abortos por año en Bolivia (es decir unos 200 abortos por día); cifras alarmantes en un país de apenas 11 millones de habitantes. Y todo esto ocurre en un contexto punitivo que criminaliza a la mujer.

o Al mismo tiempo las cifras de mujeres muertas por abortos clandestinos resultan ser más que preocupantes. Se habla de una a dos mujeres fallecidas POR DIA; mayormente jovencitas y mujeres de escasos recursos.

o Y un estudio extraoficial nos informa de que 50% de las mujeres de las zonas urbanas de Bolivia han abortado al menos una vez.

Estas cifras superan con creces la cifra de muertes por feminicidios. Es decir que en Bolivia mueren unas 600 mujeres al año por aborto mal practicado, cuando los –también- horrendos feminicidios llegan a unas 100 mujeres por año.

De ambas realidades, los casos de feminicidios reciben más atención, mediante campañas nacionales de “Ni Una Menos”, atención en medios, marchas etc., mientras la realidad lacerante del ABORTO en Bolivia durante décadas solo fue cuestionada desde organizaciones feministas, contadas instituciones críticas a la penalización del aborto y familiares afectados.

Salir del armario

La pregunta surge hoy, si la nueva propuesta legal - la “reforma”- significa una verdadera despenalización y un paso adelante hacia una necesaria legalización del aborto, o estamos ante una medida-parche, demagógica, hipócrita y poco operativa, una semi-criminalización que no afecta las raíces del problema.

Mujeres feministas, de izquierda e incluso agrupaciones de “Católicas por el Derecho a Decidir” exigen un verdadero debate abierto y racional sobre el tema, una verdadera despenalización y una legalización del aborto, saliendo de una vez del “armario”, por más “plurinacional” que sea; pero eso sí, informadas y organizadas.

Se imponen otros tiempos.

¡Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir!


La muerte o la cárcel: opciones para las mujeres que abortan

Mila Matías - Mujeres Socialistas
30 de agosto de 2017

Una de ellas fue atendida bajo custodia policial, a otra incluso la enmanillaron a la cama del hospital, no bastaba que se estén desangrando con hemorragias producto de abortos clandestinos. Y es que como dice el titular del diario Página Siete del 28 de agosto “Este mes detuvieron a siete mujeres acusadas de abortar”.

Las feministas del Pacto por la Despenalización del Aborto denuncian persecución “moralista” de los médicos denunciantes y que esta persecución atenta contra las mujeres. En defensa de los galenos, el presidente del Colegio médico asegura que actúan en el marco de la Ley. Es cierto. A pesar de la meneada reformita al artículo 157 del Código Penal -y al que con tanto entusiasmo se adscribieron un variopinto número de organizaciones feministas “oficialistas” y otras que sin ser oficialistas, pero con bastante miopía política vieron en tal medida un ”avance”- el aborto continúa tipificado como un delito.

La reforma propuesta por las legisladoras masistas, y que finalmente fue aprobada, consiste en la ampliación de las causales para aborto no punible pero es bastante restrictiva, pues sólo puede acceder a realizarlo la mujer que cumpla los parámetros establecidos por Ley, una sola vez y durante las 12 primeras semanas de embarazo (aquella madre de dos hijos que abortó a los 5 meses- según relata la noticia-, seguiría sin librarse del proceso ni la cárcel).

milaEs que la ampliación de excepciones para el aborto no punible, no soluciona el problema: según cifras en Bolivia seguirán produciéndose 80 mil abortos anuales aproximadamente, en la clandestinidad y poniendo en riesgo la vida de las mujeres. Es más, aterrorizadas por posibles procesos y encarcelamientos las mujeres evadirán a toda costa atenderse una complicación por aborto en un centro médico, incrementándose así el riesgo de muerte.

La tan meneada reforma al código penal, que hizo poner el grito al cielo a la iglesia y los conservadores próvida, no pasa de ser un emperifollado maquillaje para el gobierno inmoral, machista, corrupto y vende-patria del MAS. Con este tipo de reformas, que mantiene al aborto como un delito, el gobierno no sólo le hace concesión a la iglesia por sobre el cuerpo y la vida de las mujeres, sino que le sirve para ponerse la careta “progre” y cooptar a las feministas vendiéndoles un supuesto “avance”, cuando en el fondo la intención es postergar el pedido de aborto legal y gratuito. No importan que las cifras de muertas por abortos clandestinos sean 500 este año, o sumen a mil el año que viene y así sucesivamente; la vida de las mujeres no importa. Importan más lo que el Vicepresidente en una oportunidad llamó “valores éticos de la vida” (la reforma sería un equilibrio de éstos “valores éticos” y la “protección de la mujer”. Ver: http://www.opinion.com.bo/opinion/articulos/2017/0314/noticias.php?id=213895). Es por eso que el gobierno machista lanza una reforma “feminista” como quien tira a un perro un hueso: ampliación de excepciones para aborto, pero sin más.

Cuando nuestra lucha es por aborto legal y gratuito como un eslabón más de nuestro pedido que implica toda una cadena de políticas públicas integrales que incorporen entre otros: educación sexual científica y laica para decidir sobre la maternidad, anticonceptivos para no abortar, salud gratuita y universal para las madres e hijos, fuentes de empleo, guarderías, etc. Pero por supuesto, el límite del embanderado “avance” refleja el límite del gobierno y del sistema capitalista en su conjunto. Se trata de un “socialismo” impostor al que no le tiembla la mano para ajustar a los trabajadores, cerrar fábricas, despedir obreras y obreros (Enatex), tranzar con la patronal y el agroempresariado camba, mientras levanta el nombre del imperialismo en vano porque es el primero que entrega los recursos a las transnacionales petroleras y mineras (no importa si para eso hay que pasar por encima de los pueblos indígenas del TIPNIS).

abortolegalTodo en un marco de crisis y descomposición del sistema capitalista. Ahí los límites. Aquellas que digan que la fantochada de reforma al código penal, en lo que respecta al aborto, es un “avance”, se quedan en los estrechos marcos de las políticas diseñadas por este gobierno burgués.

Escuche también: 

¿Referéndum sobre el aborto?...AQUÍ

Testimonios: ¡Por un aborto legal seguro y gratuito!..AQUÍ

Cuando el aborto es legal...AQUÍ