"Acuerdo" discapacitados-gobierno, sin acuerdo

dibujo discapacitados

Excepto  La Paz que aprobó el Acuerdo, todos los departamentos del país se opusieron al Acuerdo entre gobierno y discapacitados. Los opositores se mantienen en vigilia, en medio de los festejos en la ciudad de La Paz, después de que el gobierno anunciara que "....se habría concluido el conflicto¨.

 

Conozca un hecho y dos miradas; además de una reflexión de Maria Galindo.

 

 

 

 

 

Discapacitados no firmarán acuerdo con el Gobierno

Todas las delegaciones de las personas con discapacidad, con excepción de La Paz, decidieron que no firmarán ningún acuerdo con el Gobierno porque su principal demanda, el pago de una renta mensual de 500 bolivianos, no fue atendida. También negocian la libertad o la suspensión de procesos contra varios dirigentes de la vigilia.

La reunión de las personas con discapacidad y el Gobierno el miércoles fue corta y no llegó a ningún acuerdo. La Juana Orbe recordó que sus movilizaciones se organizaron para conseguir una renta digna, y que las autoridades rechazaron atender ese pedido.


“No hemos firmado ni vamos a firmar nada con el Gobierno, nuestra lucha era por la renta dignidad de 500 bolivianos, pero el Gobierno dijo que no es viable, por eso no avanzó el diálogo”, comentó Orbe a ANF durante un cuarto intermedio en un diálogo paralelo que sostienen con el Defensor del Pueblo, David Tezanos Pinto.


La representante de las personas con discapacidad precisó que ahora “su sector lucha por su compañeros”, en referencia a Juan R.C., investigado por el Ministerio Público por el presunto delito de violación y actualmente detenido en San Pedro. También existen mandamientos de aprehensión contra otros dirigentes, entre ellos Samuel Cabrera y Alex Vásquez, supuestamente por haber encubierto dicha acción.


“Tenemos un compañero detenido y también quieren (detener) a los dirigentes”, comentó la dirigenta, que encabeza las conversaciones para plantear otros temas de su pliego petitorio a través del Defensor del Pueblo.

Informó que Vásquez y Cabrera fueron nuevamente citados para declarar sobre el caso de Juan R.C., pero negó que exista un nuevo aprehendido por ese caso.
Las personas con discapacidad mantienen una vigilia desde el 25 de abril, cuando llegaron tras haber cumplido una esforzada marcha desde Cochabamba. Actualmente ésta se realiza en predios de la UMSA

El diálogo entre el Gobierno y las personas con discapacidad movilizadas en La Paz desde abril entró el miércoles en un cuarto intermedio, para que los últimos resuelvan con mediación del Defensor del Pueblo, el tema de los detenidos.


Por su parte, el defensor del pueblo, David Tezanos Pinto, dijo más temprano que en la reunión sólo se tenía que tratar un sólo punto a pedido de las personas con discapacidad que están por arribar a un acuerdo con el Gobierno.


 

Discapacitados logran acuerdo con el Gobierno y terminan vigilia

discapacitados acuerdo noacuerdoLos personas con discapacidad de La Paz se adhirieron a un acuerdo alcanzado por otro sector en abril pasado, por el que las autoridades se comprometieron a elaborar una ley para garantizar su inserción laboral y darles empleos en el Estado, entre otros.

Un grupo de personas con discapacidad que se mantenía en vigilia en La Paz desde hace dos meses y medio logró ayer un acuerdo con el Gobierno boliviano y levantó el campamento que tenía instalado cerca de la plaza Murillo, el centro del poder político del país andino.


El acuerdo fue firmado la tarde de ayer por el ministro de Trabajo, Gonzalo Trigoso, y el dirigente de la Federación de Personas con Discapacidad de La Paz, Jorge Flores, quien se mostró molesto con líderes de otras regiones por iniciar una negociación aparte con el Defensor del Pueblo, David Tezanos.


Los discapacitados de La Paz se adhirieron a un acuerdo alcanzado por otro sector en abril pasado, por el que las autoridades se comprometieron a elaborar una ley para garantizar su inserción laboral y darles empleos en el Estado, además de gestionar la entrega de viviendas y becas de estudio par el sector, entre otros.
Sin embargo, el documento no menciona la exigencia principal del sector, que era la entrega de un bono mensual de unos 72 dólares.


Con esa demanda, centenares de discapacitados llegaron a La Paz en abril pasado después de recorrer algunos a pie, otros con ayuda de muletas o en sillas de ruedas, los más de 300 kilómetros que separan esta ciudad de la de Cochabamba (centro).


Las autoridades descartaron siempre el pago del bono por problemas de presupuesto.


Desde la llegada del sector a La Paz, el Ejecutivo ordenó colocar rejas y vallas en todos los accesos a la plaza Murillo, donde están el Palacio de Gobierno y el Legislativo, para impedir que las personas con discapacidad ingresen a protestar al lugar.

La Policía retiró el lunes la mayoría de las rejas tras una nueva orden del presidente Evo Morales para permitir que se efectúen en la plaza los actos por el 207 aniversario de la revolución paceña contra la colonia española, que se celebra el 16 de julio.


El paso en la calle donde estuvo hasta ayer la vigilia de las personas con discapacidad fue liberado tras la firma del convenio, si bien el lugar permanece custodiado por policías.


A lo largo del conflicto, el presidente Morales acusó varias veces a los discapacitados de recibir financiación de las alcaldías de La Paz y Cochabamba, en manos de opositores, algo que ha sido negado siempre por los aludidos.


En declaraciones a los medios, Morales consideró ayer que los intentos para ingresar por la fuerza a la plaza Murillo a protestar son "como un golpe de Estado".


 

Las vallas de la Plaza Murillo

Maria Galindo

Se engañan los que suponen que las vallas de la Plaza Murillo eran contra los y las discapacitados por caprichosos e intransigentes, y que ahora que las han levantado podemos respirar con alivio y celebrar tranquilamente.

discapacitados plazaLas vallas de la Plaza Murillo son contra los y las textileras de Enatex, contra las Mujeres Creando y sus acciones creativas, contra los y las gremialistas que cuestionan el Código Tributario, contra la Central Obrera Boliviana y contra cualquiera que pretenda cuestionar, proponer, disentir, luchar o plantear ideas y esperanzas colectivas por fuera del círculo de control del MAS.

Las vallas de la Plaza Murillo son también contra sí mismos, porque son el retrato de un poder cercado y sordo, un poder que no sabe dialogar, no con los y las discapacitadas, sino con nadie.

Las vallas de la Plaza Murillo no las han retirado, las han guardado para cualquier otra ocasión, así que los y las paceñas que celebran su retiro se equivocan.

El teatro de las declaraciones del Presidente de que han decidido retirarlas no es creíble, porque no han decidido ellos retirarlas sino que las retiran porque ya no las necesitan, puesto que han terminado de destruir un movimiento como el de la vigilia. Lo han destruido con calumnias, con guerra sucia, con divisiones, con intimidación judicial, con represión cruel y con la ayuda de un Defensor del Pueblo que ha hecho todos los esfuerzos, inclusive pasando plata para que abandonen su lucha. Lo que las vallas han demostrado es un poder gubernamental que no sabe dialogar y una Asamblea Legislativa que no juega en democracia ningún papel democratizador.

Las vallas han sido guardadas en la UTOP para una próxima y quién sabe cercana oportunidad.

Dicen que no son comparables con el muro en Palestina, ni con el muro que pone Estados Unidos contra México, ni con el muro que pone España contra los y las africanas. Dicen que no es comparable porque es menos alto, menos sólido y porque supuestamente no es permanente. Yo diría que es y no es comparable, porque es una barrera que pone el Estado boliviano contra sus propios ciudadanos y en ese sentido no es comparable porque es más grave.

Pero es comparable en el sentido de que es un uso del poder contra los y las más débiles, porque es un ejercicio de control. Para pasar tenías que mostrar documentos y explicar motivos, y eso sólo se puede hacer en estado de sitio; por lo tanto, es un muro que conculcaba derechos democráticos y constitucionales con un estado de sitio de facto circundando la plaza de gobierno.

Así que la cosa no es tan simple como que lo sacan y lo ponen. En ese sentido, las vallas de la Plaza Murillo sí que eran comparables con esos otros detestables muros mundialmente famosos por ser el retrato de imperialismos y racismos, y es indignante que un gobierno que se atreve a señalar a todos esos otros gobiernos por tener esos muros, los ponga contra sus propios ciudadanos. Eso se llama doble moral.

En un contexto así, y ya que nos cercarán la plaza una y otra, y otra vez, lo primero que hay que hacer es desplazar los sitios de protesta, los foros desde donde comunicarse con el poder. Nosotras, por ejemplo, tomando por sorpresa, y en sábado, a los guardias de la casa presidencial llegamos hasta las puertas de la casa del Presidente a besarnos por una diversidad sexual que transmita lucha y que vaya más allá del pedido de aceptación y tolerancia.

Pero más allá de eso, lo que está claro es que no hay vallas contra la historia, no hay vallas contra la dignidad, no hay vallas que valgan contra la verdad. Las vallas de la Plaza Murillo son una prueba de su debilidad como gobierno y no de su fortaleza.

Dialogar no es doblegarse, sino demostrar que tienes argumentos y que eres capaz de hacerte entender, y si los discas perdieron, el Gobierno perdió con ellos también. Los discas están decepcionados, tristes, peleando entre ellos y ellas; los del Gobierno no están felices porque la decadencia la tienen dentro. Porque el funcionario que se presta a dividir un movimiento, a calumniar y manipular lo hace también para adentro. ¿O creen ustedes que un Quintana sólo hace daño a los de fuera del MAS? No, claro que no. Lo mismo hace hacia adentro: destruir un proceso y apropiarse del Presidente y de su criterio, como si de un botín de guerra se tratara.