Energía nuclear: Una historia de engaños, ocultamiento y abandono

Ante los avances de la construcción de una planta de energía nuclear en Bolivia, informemonos. Revise una investigación crítica y esclarecedora de Silvana Buján (Argentina) sobre lo que implica producir energía nuclear.

ministroalarconLas gestiones en marcha

A principios de este año, con el cambio de gabinete, el nuevo ministro de Energía Rafael Alarcón asumio su cartera con la tarea encomendada por el presidente de hacer realidad la explotación de energía nuclear en Bolivia:

"Esa es la tarea que nos ha encomendado el Presidente (Evo Morales) generar excedentes en la producción eléctrica para exportar de manera tal que podamos diversificar las fuentes de ingresos de nuestro Estado, explotar recursos como el litro y energía nuclear para ver el futuro con mayor esperanza".

A fines de abril, el ministro de Energías de Bolivia, Rafael Alarcón Orihuela, se reunió en la ciudad de Moscú con su par ruso, Alexander Novak para concretar una agenda bilateral en el sector de energía eléctrica y nuclear. 

Existe un compromiso de Rusia para transmitir sus conocimientos en tecnologías avanzadas a Bolivia en el campo de la "energía nuclear con fines pacíficos".

Investigación esclarecedora

En este contexto le animamos a leer una investigación de Silvana Buján (Argentina) del cual extraemos esta profunda cita: 

No se trata de hacer buena gestión
de la tecnología nuclear para
la obtención de energía eléctrica.
No hay buenas prácticas ni buenas técnicas
que puedan evitar los atentados posibles,
garantizar la prevención de los accidentes
como los ya ocurridos,
ni gestionar con seguridad los residuos y
las plantas radiactivas al final de su vida útil,
en todas las centrales existentes,
las obsoletas y en las que se proponen construir.
El ecologismo pugna por instalar
un nuevo discurso crítico que interpele
el crecimiento capitalista y sus procesos insustentables
que han llevado a la civilización a la crisis, y que,
a la vez, dé cuenta desde la ética,
de las prácticas de desarrollo
que aseguren la permanencia
de la especie en el planeta,
y de todas las demás especies,
pues la pérdida de una sola de ellas,
nos empobrece como humanidad.

Descargue el documento AQUÍ

170627nucleartapa


 

La UMSA sin cuestionar

A la fecha la UMSA también esta en un proceso de involucramiento sobre este proyecto con todo el aval de su rector Waldo Albarracín.

Bolivia y Rusia estrechan la colaboración en el ámbito nuclear

21 de junio de 2017

EUGENIA TERESHKOVA, RBTH

Rosatom y la Universidad de Investigación Nuclear de Rusia firmaron nuevos convenios con la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) en el marco del IX Foro Internacional ATOMEXPO 2017 que se celebra en Moscú del 19 al 21 de junio.

El 19 de junio en el marco del IX Foro Internacional ATOMEXPO 2017 la compañía Rosatom América Latina y la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) firmaron un memorando de entendimiento.

Iván Dýbov, presidente de Rosatom América Latina, y Waldo Albarracín, rector de la UMSA, fueron los encargados de refrendar el documento.

El memorando establece una amplia base para el desarrollo de la cooperación, mutuamente beneficiosa para ambas partes.

evorusosnuclear“La firma de este documento permitirá iniciar la elaboración y la realización de programas de cooperación bilaterales, que incluyen intercambios profesionales, programas de becas para los estudiantes, seminarios y materiales educativos conjuntos, etc”, explicó el rector de la UMSA.

Según Dýbov, presidente de Rosatom América Latina, la educación es la clave para la aceptación pública de la energía nuclear.

"No hay mejor alternativa que la educación en términos de la aceptación pública. Es por eso que Rosatom presta atención especial a este campo. La firma de este Memorando de Entendimiento con la UMSA – el segundo con una universidad boliviana - contribuirá no sólo a elevar el nivel científico y educativo de una universidad importante del país, sino también a mejorar el conocimiento de las tecnologías nucleares y sus beneficios para la sociedad en Bolivia", subrayó Dýbov.

La UMSA es la segunda universidad boliviana que desarrolla un convenio de cooperación con Rosatom. El 1 de agosto de 2016 Rosatom América Latina y la Universidad Pública de El Alto (UPEA) concertaron el Memorando de Entendimiento. Las partes realizaron varios proyectos para aumentar la aceptación pública del uso pacífico de la tecnología nuclear. En particular, en abril del año pasado celebraron una serie de conferencias de expertos rusos dedicadas a la aplicación no energética de la tecnología nuclear.

Además, el 19 de junio la UMSA firmó un convenio con la Universidad Nacional de Investigación Nuclear (MIFI), una de las más prestigiosas de Rusia, lo que marca un hito importante en el desarrollo del ámbito nuclear en Bolivia.

Según el rector de la UMSA, se ha generado un falso debate sobre los beneficios o perjuicios de la energía nuclear en el que "todo el mundo opina, sin contar con la información necesaria".

"Primero hay que informarse, primero hay que investigar, primero hay que saber exactamente, tener los elementos, los insumos necesarios, que luego le permitan dar una opinión autorizada", destacó.

El Centro de Investigación y Desarrollo de Tecnología Nuclear de Bolivia

"Actualmente están terminando los estudios preliminares de ingeniería en el área de la construcción del futuro Centro de Investigación y Desarrollo de Tecnología Nuclear de Bolivia" dijo Valéri Limarenko a Sputnik en el marco del ATOMEXPO.

El Centro, que pretende ser el más grande de la América del Sur, estará en El Alto, ciudad al oeste de Bolivia y cerca de La Paz. Se prevé que entre en funcionamiento en 2019.
El objetivo principal del Centro consiste en aprovechar los múltiples beneficios de la tecnología nuclear con fines pacíficos. El Centro fomentará el desarrollo científico-tecnológico junto con la maximización de las capacidades agro-exportadoras. También permitirá a la sociedad boliviana el acceso a servicios de salud, concretamente al diagnóstico y tratamiento de patologías severas.

Contará con varios laboratorios e instalaciones, un centro de ciclotrón-radiofarmacia, una planta multipropósito de irradiación y un laboratorio de investigaciones nucleares y capacitación, según datos oficiales.

El 6 de marzo de 2016 los gobiernos de Bolivia y Rusia concertaron varios acuerdos para llevar a cabo el programa nuclear boliviano con la asistencia técnica de Rosatom.