Alerta ante "estudios" interesados sobre los transgénicos

ibceCon el fin de introducir y justificar el maíz transgénico y un préstamo de 150 millones de dólares del Fondo de Pensiones a los agroindustriales (soyeros), las asociaciones como ANAPO, la CAO e instituciones privadas como IBCE -con el respaldo directo o indirecto del gobierno-  manipulan cifras y datos sobre la “soya transgénica”,  mareando a la opinión pública y pisoteando las leyes bolivianas.

Organizaciones de productores y consumidores, colectivos y movimientos sociales orgánicos lanzan una ALERTA...


 

ALERTA

Manipulación de cifras y datos sobre la “soya transgénica” para marear a la opinión pública, pisoteando las leyes bolivianas, con el fin de introducir y justificar el maíz transgénico y el préstamo de 150 millones de dólares del Fondo de Pensiones a los agroindustriales (soyeros)


Bolivia, 15 de febrero de 2017
Elaborado por Maria Lohman y Alba Romina Quispe
integrantes del Colectivo Yo Soy Semilla y  la Plataforma Bolivia Libre de Transgénicos

UN ESTUDIO DE LOS AGRONEGOCIANTES

ibce revistaCon esta imagen la prensa nacional estos días difunde los resultados de un estudio denominado “Impacto Socioeconómico y Medioambiental en Bolivia a partir de la Soya y Maíz Genéticamente Mejorados”, del economista boliviano Luigi Guanella Iriarte.

El hombre que presenta el estudio en la revista “Comercio Exterior” es Gary Antonio Rodríguez, Gerente General del IBCE (Instituto de Comercio Exterior) que es un organismo PRIVADO ligado directamente a los agroindustriales.

Una extensa nota publicada por ERBOL (21/01/2017) indica que “....la realización del estudio fue encargada por ANAPO e IBCE al economista boliviano Luigi Guanella Iriarte" y que es un “aporte científico (…) para poder producir más y mejores alimentos con biotecnología, no solo para consagrar nuestra soberanía alimentaria, sino algo importante: convertir a Bolivia en un granero en Sudamérica a fin de hacer crecer nuestras agroexportaciones de tal forma que el día de mañana no se tenga que depender tanto, de sectores extractivos y no renovables como el sector hidrocarburífero y minero”.

 

Resulta por demás llamativo el titular de los artículos con que circula un comentario al estudio en varios medios de prensa:   “Soya transgénica logra ingreso adicional de 1.700 millones de dólares”.  Además  se observa una serie de subtitulos que hablan de “éxitos”, “ganancias, por donde se lo vea”, etc. 

LO QUE EL ESTUDIO NO DICE

En realidad, el estudio -basándose en los supuestos éxitos de la producción de soya transgénica- resulta ser otro argumento más para justificar la introducción (ilegal) de maíz transgénico y de "otros cultivos transgénicos” en el país, cuando los hechos nos muestran impactos NEGATIVOS del monocultivo de más de un millón de hectáreas de soya transgénica desde el punto de vista agrario, social, económico, ambiental y de salud. 

De la misma manera el estudio “exitoso” busca legitimar el préstamo de 150 millones de dólares para los patrones del agro, con dinero de los trabajadores.

Mientras tanto, las autoridades callan y otorgan y la prensa en general da mayor cobertura a los argumentos de los que negocian con la tierra y con nuestros alimentos.

 

REPLICA

 

Con miras a orientar a consumidores y pequeños productores, el Colectivo Yo Soy Semilla, en el marco de la Plataforma Bolivia Libre de Transgénicos, va elaborando una réplica al estudio realizado por los agroindustriales.

En la primera ALERTA se presenta un resumen de las observaciones críticas  que recogimos desde los campos de pequeños y medianos productores norteamericanos y brasileros hasta nuestras tierras bajas y altas. En un artículo ampliado se presentarán los respaldos en cada uno de los puntos, en base a testimonios y  una gran cantidad de estudios científicos a nivel mundial.

1. ¿GANANCIAS?
Los principales beneficiados de la soya transgénica son los empresarios del Agro del Oriente (mayormente extranjeros)

2. ¿MAYOR PRODUCCION?:
La soya transgénica no es ninguna garantía para producir “más y mejores alimentos”.

3. ¿AGROTOXICOS?
Los paquetes “biotecnológicos” transgénicos NO disminuyen el uso de agrotóxicos, ni aumentan la productividad. forman una verdadera amenaza para el agua y la tierra

4. ¿GLIFOSATO?:
El glifosato es probablemente cancerígeno y afecta la producción sostenible


5. ¿MAIZ TRANSGENICO?
La experiencia con maíz transgénico es nefasta (ver México y otros países). Existe una manipulación total de argumentos para justificar la ampliación de cultivos transgénicos.

6. ¿TRANSGENICOS SALVAN EL PLANETA?
Los transgénicos antes de salvarnos del cambio climático, son uno de los factores negativos para el calentamiento global.

7. ¿MILLONARIOS CREDITOS PARA PEQUEÑOS PRODUCTORES?
Los 150 millones de dólares del Fondo de Pensiones servirán principalmente para salvar las deudas de los agroindustriales.

8.¿BOLIVIA GRANERO EN SUDAMÉRICA?
Hoy Bolivia importa más de la mitad de su harina de trigo (transgénico). Hoy Bolivia importa 400 mil toneladas de maiz transgénico. Esta política - que además crea una gran dependencia- antes de asegurar una soberanía alimentaria, fomenta las importaciones. ¿Cuál granero?      

DISCURSOS DOBLES

o Una vez más observamos que ANAPO  e IBCE, los empresarios responsables del estudio, solo ven al agro como un NEGOCIO, mientras el gobierno –bajo el justificativo pachamámico de “cuidar la vida”- permite la expansión de la frontera agrícola, la importación de 400 mil toneladas de maíz transgénico de Argentina, la importación de 12 millones de litros de agrotóxicos, la deforestación y la seguridad jurídica e financiera para las empresas importadoras (Monsanto/Bayer), grandes productores y comerciantes de cultivos que solo sirven para alimentar al ganado en países lejanos.

o También expresamos nuestra inquietud sobre una de las conclusiones del estudio que indica: “….el estudio será un aporte para que el Gobierno boliviano pueda convocar al Comité Nacional de Bioseguridad y permita investigaciones científicas y de campo con cultivos genéticamente modificados que, por lo estudiado, deberían ser principalmente para la soya y el maíz. Luego se pueden ver para otros cultivos”. (!)

Con estas afirmaciones el gobierno tendría todos los argumentos para abrir las puertas de par en par a la introducción de maíz y otros cultivos transgénicos, bajo el paraguas de la "ciencia" (en función del negocio).

o Finalmente nuestra ALERTA  no solo apunta a revisar las políticas nacionales frente a la soya transgénica y la introducción (ilegal) de maíz transgénico, sino busca cuestionar al modelo de “desarrollo” del agro en general, donde – una vez más- el discurso pachamámica es una y la realidad es otra.


Escuche tambien un programa radial sobre la temática. AQUI